Fuente: RCN

La Guardia Nacional Bolivariana reprimió a un grupo de periodistas y manifestantes que estaban concentrados en la Plaza Altamira en Caracas. En el lugar había un equipo periodístico de Noticias RCN que reportó una fuerte explosión, seguida de una lluvia de gases lacrimógenos.

Con gases lacrimógenos y perdigones la Guardia Venezolana impidió el trabajo de la prensa. Varios periodistas que recorrían algunas zonas de caracas fueron amenazados.

El periodista venezolano del canal privado Venevisión Euclides Sotillo fue liberado este domingo después de su breve detención por parte del Servicio Bolivariano de Inteligencia (Sebin) durante una protesta contra las elecciones de este domingo a la Asamblea Nacional Constituyente.

Así lo anunció el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa (SNTP), que antes había informado de su arresto a través de la cuenta que tiene en Twitter.

Según el sindicato, Sotillo fue “golpeado, arrastrado por el piso y su teléfono destruido durante su detención por parte de militares” que lo arrestaron en el oeste de Caracas para ponerlo en libertad al poco tiempo.

El reportero fue detenido de nuevo minutos después por el Sebin, informó el SNTP, que difundió un vídeo en el que se ve a dos hombres vestidos de oscuro y portando armas largas llevarse arrestado a alguien vestido de civil que sería Sotillo.

Los hechos ocurrieron en el sector El Paraíso del oeste de la capital venezolana, durante una protesta contra la elección de esta Constituyente que comenzó de madrugada con la instalación por parte de algunos vecinos de barricadas para cortar las calles.

Miembros de la Guardia Nacional y otros cuerpos de seguridad dispersaron a quienes levantaban las barricadas con perdigones y bombas lacrimógenas

La prensa fue el blanco de ataques no solo por parte de la Fuerza Pública, el Consejo Nacional Electoral prohibió a los medios ingresar a todos los centros de votación y obligó a la prensa a estar a menos de 500 metros de cada punto electoral.

Crédito Archivo El Nacional

Crédito Archivo El Nacional

comparte