Fuente: La Verdad 

La presencia militar en el gabinete ministerial del gobierno del presidente Nicolás Maduro, llegó este mes a su pico más alto en los últimos 17 años de gestión del Ejecutivo nacional con un 37,5 por ciento. De 32 ministerios, 12 están liderados por autoridades castrenses activas o retiradas, esto sin contar puestos estratégicos en las instituciones gubernamentales y la reciente designación de figuras consideradas como radicales en puestos operativos de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB). Se avivan así las alertas de expertos sobre las posibles consecuencias de militarizar la estructura del Estado.

Crédito Archivo La Verdad

Crédito Archivo La Verdad

“Nos acercamos peligrosamente a un 40 por ciento de presencia de militares en el gabinete de Maduro. Estamos en 37,5 por ciento, el más alto en los últimos 17 años. Esto es una militarización del poder. Los militares toman las decisiones más importantes en Venezuela y su permanencia en la estructura política de la nación son muy típicas de dictaduras. Los dictadores suelen reunirse de personas que adquieren una permanencia en el tiempo y en el control del poder”, declaró a La Verdad, la abogada Rocío San Miguel, presidenta de la ONG Control Ciudadano para la Seguridad, la Defensa y la Fuerza Armada Nacional.

Apuntó que los casos de Carmen Meléndez, ex ministra de interior y actual candidata a la constituyente; del general en jefe (G/J) Vladimir Padrino López, en su cuarto ejercicio como ministro de defensa; y del mayor general (M/G) Luis Motta Domínguez, quien ocupa la cartera de energía eléctrica desde el 2015, son ejemplos de la permanencia “típica” de figuras que “se atornillaron y se volvieron irremplazables”, sobre todo cuando se generan situaciones “que deben ser protegidas por ser secretos que de conocerse, pueden llevar a la salida del poder”.

“Radicales”

La semana pasada, el ]jefe de Estado designó nuevos ministros castrenses. El M/G Juan García Toussaint en transporte; el almirante Orlando Maneiro en pesca y acuicultura; y el M/G, Carlos Osorio en el Despacho de la presidencia. El movimiento de piezas llegó al Alto Mando Militar, donde el cargo operativo más importante recayó en el almirante Regimio Ceballos, designado como comandante del Comando Estratégico Operacional de la FANB. Sergio Rivero Marcano quedó como comandante de la GNB.

San Miguel cuestiona a Marcano en derechos humanos. Calificó a Ceballos como “radical” y en aspectos generales, dijo que “Maduro colocó en esa estructura a quienes ha probado desde el inicio de su gestión como presidente. Estos cambios van a agravar las violaciones de derechos humanos. El perfil que reúnen estas personas indica que están dispuestos a avanzar en el plan que Maduro tienen en mente”.

Destacó que el partidismo se ve en el Alto Mando, pero no en los subalternos y en los medios, lo que según ella, se refleja en el miedo que el jefe de Estado demostró el sábado al no hacer un desfile en el Día del Ejercito, sino un acto en un espacio cerrado. “Los militares se preguntan cuántos venezolanos tendrán que matar para mantener a Maduro en Miraflores. Es algo que deben decidir”.

La abogada subrayó que la única manera de que el mandatario logre desmovilizar la protesta es echando para atrás la constituyente. “No solo se ahorraría vidas de  venezolanos,  sino que quizás pueda tener las garantías de culminar su mandato”.

El politólogo Jesús Castillo resaltó que las instituciones y los militares son los que sostienen al Ejecutivo. Henry Ramos Allup, diputado de la AN, afirma que son los uniformados y el TSJ.

 

Presencia militar en ministerios en últimos tres años (Fuente: ONG Control Ciudadano)

25 % en 2014

35,71 en 2051

31,25 en primer semestre de 2016

29,03 % en segundo semestre de 2016

34,37 % en enero de 2017

37,5 % en junio de 2017

comparte