Bogota. Jefe de la Disip se reunió con guerrilleros. Las supuestas misivas del computador de Reyes indican el interés de Marulanda en reunirse con Chávez. Nuevas cartas supuestamente extraídas del computador del líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia Raúl Reyes, sugieren acuerdos entre el grupo insurgente y el Gobierno venezolano para lograr el canje de rebeldes presos por los secuestrados de la guerrilla, a cambio del reconocimiento de beligerancia política. En una carta de Raúl, presumiblemente Reyes, enviada a los demás miembros del secretariado de las FARC y fechada el 23 de septiembre de 2007 se lee que es pertinente insistir en la ayuda del presidente Hugo Chávez y concretar una reunión entre el máximo líder insurgente, Manuel Marulanda, y el gobernante venezolano. Igualmente, en otra misiva se informa de la reunión del jefe de la Disip con miembros de la guerrilla. El documento hace referencia a la idea de propiciar una reunión entre presidentes de la región. De lograrse la entrevista de Marulanda con Chávez en una zona despejada, Reyes sostiene: “Encaja en el planteamiento esbozado por el Camarada. En cuanto a la eventual entrevista fuera de Colombia, además de Chávez participen otros presidentes. De darse la cumbre aquí o en Venezuela, tendríamos asegurado el reconocimiento de beligerancia”. El presidente Chávez pidió al gobierno de Uribe reconocer el estatus de beligerancia política a las FARC en enero, luego de que los insurgentes liberaran a dos de las políticas secuestradas Clara Rojas y Consuelo Perdomo. En el comunicado de Reyes se insiste en este tema: “En mi entender, el techo de la política de acercamientos de Chávez con las FARC y de las FARC con Chávez, por ahora es el tema del canje. Para nosotros por encima del acuerdo o desacuerdo para el canje, está afianzar y consolidar los objetivos del plan estratégico, donde se incluye el reconocimiento de fuerza beligerante”. Al final de la carta, Reyes cuenta que la senadora colombiana Piedad Córdoba había recibido de parte del presidente venezolano una suma de 100 millones, sin especificar en qué moneda, para obras sociales en su región. “De ser así no sería descartable conseguir nosotros los 250 millones del plan”, agrega la nota. “Queda claro que, una vez incluido el punto de la política de fronteras podemos proceder a difundir el manifiesto y convertirlo en herramienta de trabajo”, concluye la misiva. La policía colombiana incautó las cartas tras el ataque militar al campamento de Reyes en Ecuador el primero de marzo, operativo en el que murió el líder guerrillero. Lucha compatible. En otra carta, firmada por Iván, presumiblemente Márquez, y sin fecha exacta, se señala que miembros de las FARC se reunieron con el jefe de la Disip Henry Rangel Silva y al parlamentario Oréstedes Leal, del estado Trujillo, supuestamente autorizada por Chávez. Según dice Iván, en Miraflores existe preocupación por la presencia de paramilitares en el estado Zulia cuyos fines serían el asesinato del mandatario. Según las conversaciones, Chávez “no ve con malos ojos a la insurgencia colombiana. `Es la misma lucha’, habría expresado, y le entendimos que solicitan ayuda para contrarrestar la amenaza paramilitar”. Entre otro de los temas que conversaron mencionan las relaciones del Ministerio del Interior de Venezuela con su par en Colombia. “Nos dejamos utilizar en un momento electoral’. Dice que los compromisos son formales: usted me informa, yo le informo. Que está seguro que de ahí no pasa. `Chávez no confía en Uribe’, nos dijo. Del embajador venezolano en Bogotá nos dijo que se había metido en política interna, y que habló no como embajador sino como ministro de Uribe. También dice que fue desacertada las posición de Jesse Chacón que nos vincula con narcotráfico (Esto no lo conocíamos)”, indica Iván. Agrega que conversaron con Rangel Silva y Leal sobre la corrupción y consideran que puede conducir a la autoderrota y les manifestaron que iban a detener en Venezuela a un ministro, un general y un magistrado. Fuente: El Nacional.Mundo/12

comparte