Bogota. La guerrilla divulgó una lista de 29 secuestrados que podrían formar parte del acuerdo. El canciller Jaime Bermúdez señaló que a Bogotá le preocupa la actitud de Daniel Ortega Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia manifestaron su disposición de llegar a un acuerdo con el Gobierno colombiano para efectuar el canje de rehenes por guerrilleros presos, y divulgaron una lista de 29 secuestrados que estarían dispuestas a liberar. En un comunicado firmado por el Secretariado de las FARC y publicado por la Agencia de Noticias Nueva Colombia, la guerrilla incluye entre los canjeables al ex gobernador del departamento del Meta Alan Jara, el ex parlamentario César Lizcano y el ex diputado regional Sigifredo López, así como 26 militares y policías. Entre ellos figuran el coronel Luis Mendieta, los capitanes Enrique Murillo y Guillermo Solórzano y el teniente William Donato como los secuestrados de mayor rango. También se encuentra en el grupo el cabo segundo del Ejército Pablo Moncayo, secuestrado el 17 de diciembre de 1997 y cuyo padre, Gustavo Moncayo, ganó notoriedad en los últimos meses por las largas caminatas que hizo desde el sur del país hasta Bogotá, y luego desde la capital colombiana hasta Caracas, para exigir a la guerrilla la libertad de su hijo. Es la primera vez que las FARC fijan posición sobre el tema del intercambio humanitario después de la Operación Jaque, que concluyó con la liberación de la ex candidata presidencial Íngrid Betancourt, 3 estadounidenses y de 11 militares y policías, que estaban dentro del grupo propuesto para el llamado intercambio humanitario. Ante la acción del 2 de julio, los rebeldes expresaron: “El febril triunfalismo mediático desatado por el Gobierno tras esa operación, carece de connotaciones a largo plazo. Fue un golpe de mano dirigido por los servicios de inteligencia de Israel y ejecutado a partir de la traición de dos mandos guerrilleros, episodio nada excepcional en cualquier confrontación militar que no afecta la estrategia ni la concepción, ni mucho menos las causas del conflicto, como no han afectado la estrategia otros golpes de mano”. Extorsión. El ministro de Defensa colombiano, Juan Manuel Santos, afirmó que las FARC está buscando dinero de forma desesperada, debido a los golpes asestados en los últimos años por las autoridades y que, para ello, apela a la extorsión a comerciantes. Santos afirmó que las supuestas extorsiones que efectúa la guerrilla tienen que ver con los atentados cometidos en dos tiendas de la firma francesa Carrefour en Bogotá. Los ataques ocurrieron el pasado fin de semana, con la explosión de dos bombas incendiarias que causaron daños menores. Sin embargo, el portavoz de la firma en Colombia, Mario Acevedo, negó que los directivos hayan sido extorsionados y que se desconocen las razones de los ataques. Preocupación. El ministro de Relaciones Exteriores, Jaime Bermúdez, señaló que a Bogotá le preocupa la actitud del presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, por haber dado asilo a una presunta guerrillera de las FARC, que el Gobierno califica de terrorista. El canciller dijo en una entrevista, publicada por el diario El Espectador, que Colombia es respetuosa de no hacer agresiones personales, pero que observa con atención la actitud que ha asumido el mandatario nicaragüense. “Esperamos que este tema se vaya solucionando de forma positiva”, aseguró. Colombia ha enviado dos notas de protesta a Nicaragua por las agresiones verbales de Ortega. Comparecencia … El presidente Álvaro Uribe declaró ante una comisión del Congreso por una denuncia del senador opositor Luis Carlos Avellaneda, que asegura que el mandatario incurrió en cohecho en el trámite de la enmienda constitucional que permitió su reelección en 2006. El jefe de Estado respondió de manera tranquila, informó la Casa de Nariño. Los presuntos ofrecimientos de dádivas afectaron a la parlamentaria Yidis Medina, condenada hace pocas semanas a tres años de prisión y al ex diputado Teodolindo Avendaño. Visita Crímenes de guerra en agenda … La búsqueda de información sobre presuntos crímenes de guerra cometidos en Colombia por las FARC y por grupos paramilitares copará la visita del fiscal de la Corte Penal Internacional, el argentino Luis Moreno Ocampo, que se efectuará del 25 al 27 de agosto. Esta será la segunda vez que el abogado pisa suelo colombiano en menos de un año, esta a petición del Gobierno. La más reciente se produjo en octubre de 2007. Su presencia en Bogotá la había revelado el propio fiscal en una entrevista en la que aseguró que su objetivo era determinar si la CPI abrirá una investigación formal sobre las redes de apoyo de las FARC. Moreno Ocampo, según un comunicado de su oficina, examinará las investigaciones y juicios relacionados con los máximos responsables de crímenes contra la humanidad. Se informará de las investigaciones y juicios a militares y políticos implicados en crímenes cometidos por paramilitares y guerrillas. Igualmente solicitará información sobre la extradición a Estados Unidos de 15 paramilitares procesados en el marco de la Ley de Justicia y Paz. El fiscal se reunirá con funcionarios del Gobierno, de la Fiscalía y de la Corte Suprema de Justicia y representantes de la sociedad civil. Fuente: El Nacional. Mundo/12

comparte