Colombia. En carta de Raúl Reyes sugieren pagar el préstamo cuando tomen el poder. A principios de 2007 la guerrilla planteó una reunión con el Presidente para fortalecer alianzas. Desde enero de 2007 las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia habían planteado la posibilidad de que algunos de sus jefes se reunieran con el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, para solicitarle, entre otras cosas, una ayuda de 250 millones de dólares para comprar armas. Así está reflejado en una de las cartas supuestamente extraídas del computador del fallecido Raúl Reyes y atribuida a Mauricio Jorge, segundo comandante del bloque oriental del grupo guerrillero muerto en combate en febrero de 2008. La misiva fue escrita cinco meses antes de que el presidente de Colombia, Álvaro Uribe, autorizara a Chávez para que mediara ante las FARC para negociar un canje humanitario. “Las condiciones para la reunión de un miembro del secretariado de las FARC con el presidente Chávez consideramos que están dadas por las siguientes razones: fortalecer la alianza contra los gringos y sus aliados estratégicos los capitalistas; respeto mutuo entre las FARC y el Estado venezolano; proponerle que nos ayuden a conseguir el armamento que dice el plan estratégico, el préstamo de 250 millones de dólares para pagarlos cuando tomemos el poder”. En otra de las cartas, fechada en septiembre de 2007 y publicada anteriormente, una persona identificada como Raúl señala: “Piedad me contó, pidiendo nuestra confidencialidad, que Chávez le aportó para obras sociales en su departamento 100 millones. De ser así, no sería descartable conseguir nosotros los 250 millones del Plan”. Canje. Del computador de Reyes también habría sido extraído un mensaje de Iván Márquez que da cuenta de las conclusiones a que llegaron con una persona apellidada Rodríguez y que se refieren a la forma como se llevaría a cabo la liberación de Clara Rojas y Consuelo González de Perdomo a finales del año pasado. En el mensaje, fechado el 23 de diciembre, se explican las tres opciones planteadas por Chávez para la liberación que se concretó a principios de año: “Hacerlo a través de una `caravana humanitaria’ de la que harían parte Venezuela, Francia, Piedad, Suiza, Unión Europea, demócratas, Argentina, Cruz Roja”. Las otras dos posibilidades eran que la entrega se hiciera en las fronteras de Venezuela o de Ecuador. En esa reunión también se planteó la liberación de Ingrid Betancourt. “Le dijimos que si hacíamos eso nos quedaríamos sin cartas”, señala Iván Márquez. Fuente: El Nacional. Mundo/14 Omar Guaregua oguaregua@el-nacional.com

comparte