Fuente: El Tiempo

El llamado a paro cívico nacional de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) -para este viernes provocó el redoble de acciones oficiales en el sector privado, esta vez para contrarrestar la convocatoria que busca dejar a la clase trabajadora en casa, y evidenciar así el rechazo a la gestión del Gobierno bolivariano.

Crédito AVN

Crédito AVN

La principal medida provendrá del estamento castrense, toda vez que el Ministerio de la Defensa anunció que la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb) aplicará un dispositivo de fiscalización de las empresas vinculadas a los rubros básicos, que además estará apoyado por los Comités Operativos de Producción Obrera (Copo).

El titular del despacho militar, Vladimir Padrino López, explicó que “le dio instrucciones a todo el Sistema Defensivo Territorial” para que en el marco del Estado de Excepción, la Emergencia Económica y la Misión de Abastecimiento Soberano, se inspeccione a la agroindustria y los sectores alimentos, farmacia, higiene personal y del hogar, así como distribuidoras.

Advirtió que “todo el entramado comercial, agroindustria de procesamiento y todo el proceso distributivo deberá estar activado” este viernes.

Decisión ciudadana
La “visita” de la Fanb a las empresas de rubros de primera necesidad estará acompañada por los Copo, instancias creadas con la Misión Abastecimiento, que son conformadas por este programa social, milicias y trabajadores.

Padrino López informó que ya fueron integrados los comités en las 763 empresas fiscalizadas desde julio, de manera que serán los propios trabajadores los que “garanticen el funcionamiento” de las compañías.

Si bien este operativo se concatena con la amenaza gubernamental de “tomar” las empresas que se paralicen hoy, la principal patronal del país ratificó que el apoyo a la huelga será una decisión ciudadana.

El vicepresidente de Fedecámaras, Carlos Larrazábal, aclaró que “no están haciendo un llamado al paro, sino que cada ciudadano, como una decisión individual en función de su pensamiento, decida participar o no”.

El presidente de Conindustria, Juan Pablo Olalquiaga, subrayó que no se trata de un paro, “ya que estos se asocian con paros patronales, cuando las empresas cierran sus puertas. En este caso es un llamado a una huelga, que asocia a una manifestación individual de cada trabajador de no realizar sus labores”.

Diversos gremios comerciales suscribieron esta postura. El director de la Cámara de Caracas, Víctor Maldonado, dijo que el “paro cívico no está en manos de las empresas, sino de los ciudadanos”, por lo que el Gobierno se equivoca al amenazar a las empresas.

comparte