La captura de funcionarios castrenses transportando diversas cantidades de droga viene causando estupor en el país. En el mes de febrero del presente año, en dos procedimientos –uno practicado en Mérida y otro en Zulia- se incautaron más de 500 kilos de estupefacientes, los cuales eran trasladados en vehículos oficiales.

Crédito: Diario de Los Andes

Crédito: Diario de Los Andes

El sábado 12, el Mayor Juan José Sorja Ojeda, junto con seis ciudadanos más, que vestían como militares, fueron detenidos en el punto de control de la Guardia Nacional Bolivariana –GNB- del sector “El Quebradón”, en el estado Mérida. Trasladaban 450 panelas de sustancias psicotrópicas y estupefacientes –presuntamente cocaína- en un camión militar tipo MAN. El alijo se encontraba en un compartimiento de doble fondo ubicado en el chasis. Provenían de Casigua El Cubo y, al parecer, tenían como destino el estado Falcón. Según trascendió, el automotor estaba desincorporado de los bienes de la Fuerza Armada Nacional.

Horas más tarde, efectivos de la Unidad Regional de Inteligencia Antidroga N°11, en conjunto con el Destacamento N°111, en el Punto de Control Fronterizo “Punta de Piedra”, en el puente sobre el Lago de Maracaibo, detuvieron al Primer Teniente Yorjan José Ojeda Páez, del Ejército Bolivariano. Trasladaba en un vehículo oficial, tipo camioneta, modelo Hilux, con rotulado del Ceofanb, placas 5000521, 500 panelas de marihuana y 10 de presunta cocaína, ocultas en cajas de cartón, colocadas en los asientos traseros del vehículo.

De acuerdo con información emitida por la prensa, el Primer Teniente Ojeda Páez estaría adscrito a la Estación Meteorológica de Inteligencia del Comando Estratégico Operacional, en el sector Varilla Blanca del municipio Guajira del estado Zulia.

Un mes antes, el 04 de enero, tras labores de inteligencia, fueron hallados en el interior de una camioneta oficial de la GNB, estacionada en un comando que funciona en el Puerto de Guanta, estado Anzoátegui, 30 kilos de presunta cocaína. Por este hecho, tres sargentos de este organismo castrense y dos civiles fueron imputados por la comisión del delito de tráfico de sustancias estupefacientes y psicotrópicas en la modalidad de transporte y asociación para delinquir.

En ese mismo mes, el Ministerio Público reveló que cinco militares de alto rango, pertenecientes a la Fuerza Aérea, junto con dos funcionarios retirados –uno del Ejército y otro de la Guardia Nacional Bolivariana- serían procesados por su presunta participación en actividades del narcotráfico, permitiendo la entrada y salida del país de vuelos ilícitos, tras una investigación iniciada en mayo de 2015.

Fueron degradados. La noticia de estas incautaciones retumbó en los cuarteles, al tiempo que causó indignación en la opinión pública nacional. En este particular, el ministro para la Defensa, Vladimir Padrino López, rechazó la actuación de los uniformados e indicó que sobre los involucrados caería todo el peso de la ley. “Este tipo de acciones atentan contra el honor militar y la imagen de la institución”, subrayó.

Por su parte, el presidente de la República, Nicolás Maduro, mediante un decreto presidencial publicado en Gaceta Oficial Nº 40.857, degradó al Mayor Sorja Ojeda por “haber violentado con su conducta los valores y principios que representan a la institución militar”. Asimismo, fustigó con la misma acción al Primer Teniente Yordan José Ojeda Páez.

Casos en Táchira. El año pasado se conoció que dos exsargentos mayores de la GNB fueron condenados a 30 años de prisión por su responsabilidad en el tráfico de 600 panelas de cocaína. La captura en flagrancia data del 20 de marzo de 2013. El alijo fue incautado en el punto de control La Tendida, municipio Samuel Darío Maldonado, y era transportado en una camioneta con placas del Ejército Bolivariano.

Según algunas cifras extraoficiales, para el 2014 más de 25 militares pasaron a órdenes del Ministerio Público por estar supuestamente incursos en actos de contrabando. Algunos de ellos relacionados con el narcotráfico. Para el 2015, el mismo gobernador de la entidad, José Gregorio Vielma Mora, en el mes de septiembre indicó que más de 60 militares estarían siendo investigados por estos delitos. Dichas detenciones responderían a operativos especiales ejecutados en el marco del cierre de la frontera colombo-venezolana; así como a los llamados “estados de excepción”.

“La justicia es para todos”. Lo cierto es que casi a diario la prensa regional y nacional registra información de funcionarios militares ligados a estas prácticas delictivas que refuerzan el estado de indefensión en que vive actualmente la población venezolana.

Al ser abordada en cuanto a policías y militares procesados por delitos de bachaqueo y contrabando, en entrevista concedida al semanario Quinto Día, la fiscal General de la República, Luisa Ortega Díaz, precisó que no contaba con cifras oficiales; pero subrayó que “la justicia es para todos”.

Estos casos, que ilustrarían la pérdida de valores y la escalada de corrupción que viene acrecentándose en algunos cuarteles, se registran en momentos en que salen a la luz los llamados “Papeles de Panamá”, donde se da cuenta del encubrimiento de fortunas en paraísos fiscales. Un General retirado figura en la lista: Víctor Cruz Weffer, señalado de estar presuntamente inmerso en la desviación de un millón de dólares a sus cuentas personales cuando estaba al frente del Plan Bolívar 2000 y Fondur, en los primeros años del mandato del expresidente Hugo Chávez
El dato:
Tres sargentos de la GNB, identificados como Franklin Pérez Peña, Roberto Sivira Fernández y Onésimo Romero Hernández, fueron detenidos por estar presuntamente implicados en el contrabando de 349 panelas de cocaína hacia República Dominicana, situación detectada el 24 de marzo. En el hecho estaría implicado el oficial de Interpol, Eliécer García Torrealba.

Fuente: Diario de Los Andes

comparte