Fuente: Venepress

Un ex funcionario del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (CICPC), dijo a Venepress que lo ocurrido este lunes en El Junquito es una prueba irrefutable de violación de Derechos Humanos, “porque el ciudadano Óscar Pérez se rindió e inclusive habló con un superior al que se refirió como Mayor”, aseguró.

Crédito El Nacional / Archivo

Crédito El Nacional / Archivo

“En el video que Óscar Pérez grabó, se puede oír al funcionario diciéndole que el Presidente quería que se les resguardara la vida y que para ello traerían un funcionario del Ministerio Público, periodistas y los cuerpos de seguridad, y eso no se respetó”, dijo.

Agregó, que Pérez había cometido un delito al sobrevolar con un helicóptero oficial y lanzar bombas aturdidoras en el TSJ, pero aseguró, que no merecía morir así. “Debió ir a un juicio con todos sus derechos”.

Aseguró que le pareció muy extraño, el hecho de que le dieran de baja a este hombre perdiendo de esta manera la posible información que éste pudiera poseer, sobre otras personas inmiscuidas en sus propósitos subversivos. Otra hipótesis que se planteo fue, que tal vez alguien pesado del gobierno estaba vinculado a él y que ante su inminente captura, éste pudo influir en la decisión de asesinarlo.

Por su parte, Rocío San Miguel, presidente de la ONG Control Ciudadano, calificó como “desmesurada” la operación en la que se llevó a cabo la localización y posterior asesinato de Óscar Pérez. La abogada aseguró que el procedimiento “escapa de todo lo que está enmarcado dentro del estado de derecho”.

“No es usual el procedimiento, sobretodo por la zona, despoblada, donde tenían el control de la situación, fue desproporcionado”, afirmó San Miguel.

Sobre el armamento que se utilizó en El Junquito este lunes, lo describió como armas de guerra. En su cuenta en Twitter, la defensora de DD.HH explicó que durante la operación se utilizó un lanza cohetes RPG-7 de fabricación rusa, que pertenece a la Fuerza Armada Nacional, y el cual fue disparado contra la casa donde estaban los supuestos “terroristas”.

“Es muy opaca toda la situación. Una operación que conmociona a toda una población y que a mas de 24 horas no haya ningún tipo de información, es una situación grave”, aseveró Rocío San Miguel.

comparte