Zaragoza. Ministro de Inmigración defiende directiva. Tras aprobarse la normativa de retorno de inmigrantes, Rafael Correa anunció la posible suspensión de negocios con la UE. El ministro español de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, espera que la amistad entre Europa y América Latina pueda cambiar la primera reacción del presidente Hugo Chávez ante la ley de retorno de inmigrantes ilegales aprobada en la cumbre de la UE. Corbacho hizo hincapié en que todos los países deben hacerse responsables y ser rigurosos ante la inmigración irregular. “Europa no puede tener toda la inmigración ilegal”, acotó. En ese sentido, recordó que 11% de los habitantes de España son inmigrantes y afirmó que no se puede crecer infinitamente. “Lo que tenemos que hacer los países de destino es no perder de vista la solidaridad y cooperación al desarrollo con los países de origen. Ese es el espíritu que debe presidir el futuro y quizás menos el de las afirmaciones de radicalidad”, destacó. El presidente de Ecuador, Rafael Correa, anunció la posibilidad de suspender la negociación de un acuerdo de asociación con la UE tras la aprobación de la criticada ley. “Qué tenemos que hablar con una unidad de países que criminaliza a los migrantes. Acaso vamos a hablar sólo de negocios haciéndonos la vista gorda con los derechos humanos y esa doble moral de la Unión Europea”, sentenció. El jefe de la delegación de la UE en Perú, Antonio Cardoso, sostuvo, por su parte, que la ley aprobada por el Parlamento Europeo tendrá efectos positivos para los extranjeros. “Evidentemente surgen diversas reacciones, pero no va a entrar en vigencia mañana, se tiene que analizar y estudiar a detalle”, declaró. El funcionario explicó que la norma apunta a combatir situaciones negativas como la trata de personas y el crimen organizado. Fuente: El Nacional. Mundo/15

comparte