02/04/08. Bogota. La operación humanitaria “comenzó en enlace con las autoridades concernidas”, anunció el miércoles la presidencia francesa. El anuncio del inico de la misión fue hecho por la presidencia francesa a través de un brevísimo comunicado. Una fuente allegada al caso había indicado anteriormente que un comunicado sería publicado después de que partiera el avión transportando a la misión anunciada el martes por el presidente francés Nicolas Sarkozy. El inicio de esta misión se produce cuando persisten numerosas interrogantes sobre sus posibilidades de éxito y sobre la actitud que asumirá frente a ésta la guerrilla colombiana. Bernard Kouchner, canciller francés, saludó la iniciativa emprendida y declaró que “todos los presidentes latinoamericanos cumplen su papel”, después de haber sido estimulados por el presidente Nicolas Sarkozy. “Todo lo que humanamente hemos podido hacer lo hemos hecho; ahora hay que esperar que nuestros enviados especiales, (y) el médico, puedan llegar al lugar. No es simple, es físicamente muy difícil, y moralmente también muy difícil”, agregó. Una fuente cercana al tema había indicado anteriormente que la misión comprendía “dos personas”. El martes, la presidencia francesa anunció el envío de una “misión humanitaria” para tomar contacto con la guerrilla colombiana de las Farc y “obtener acceso” a Betancourt, después de una conversación telefónica del presidente Sarkozy con su homólogo colombiano Alvaro Uribe. Betancourt, de doble nacionalidad colombiana y francesa, está secuestrada por las Farc desde hace más de seis años. Misión médica fue anunciada por Uribe La misión médica fue para atender a secuestrados en la selva fue autorizada por el presidente Álvaro Uribe después de un diálogo telefónico con Sarkozy. El mandatario reveló que la misión sería acompañada por la Cruz Roja Internacional, pero aún no es claro si ya fue aceptada por las Farc o apenas se están enterando. Uribe recibió la llamada de su homólogo de Francia, Nicolas Sarkozy, pidiéndole su autorización para la misión mientras participaba en un conversatorio sobre periodismo en la Universidad del Rosario. “El presidente Sarkozy me ha expresado que está en movimiento una misión humanitaria para atender la salud de los secuestrados, empezando por la salud de la doctora Íngrid Betancourt”, dijo a los participantes después de ausentarse durante cinco minutos. Uribe explicó que Sarkozy le preguntó si el gobierno colombiano estaba dispuesto a darle garantías a dicho operativo para asistir en algún lugar del país a los plagiados enfermos. Uribe no dudó. Contestó de inmediato: “Una vez nuestras autoridades competentes sean informadas por la misión humanitaria sobre las coordenadas del sitio donde deben ingresar para proteger la salud de los secuestrados, de la doctora Íngrid Betancourt y de los otros secuestrados, que se deteriora, suspenderemos allí las acciones militares”, dijo. Operación se mantiene en reserva El mandatario no quiso revelar más detalles de la operación. “Hablamos de la composición de la misión humanitaria, pero esa parte no hablamos de publicarla”. Y no hubo periodista en el auditorio que lograra sacarle más información: “Déjenme ser leal a esta conversación con el presidente Sarkozy, transmití solo lo acordado con él para publicar”, contestó ante los intentos de dos reporteros. Fuentes de Presidencia explicaron que quieren llevar el tema con mucha prudencia y sigilo ante los medios de comunicación, pues saben que las Farc pueden reaccionar de manera negativa si sienten que ante los ojos de la opinión pública se ven como las últimas en enterarse del asunto. Tampoco es claro si Francia tiene contacto directo con las Farc. EL TIEMPO conoció que los primeros en saber que Francia estaba empujando la misión médica fueron algunos representantes de la Iglesia Católica, quienes se reunieron el lunes en la tarde con el embajador de Francia en Bogotá, Jean-Michel Marlaud. Allí, el diplomático expuso que su país estaba interesado en el tema. Tras la comunicación telefónica de los dos presidentes, el Palacio del Elíseo en París emitió una comunicación oficial mediante la cual confirmó que Sarkozy tomó “la iniciativa” de llamar a Uribe para evitar que la salud de Íngrid Betancourt y los demás secuestrados empeore. Claro que el propósito de Sarkozy también es lograr la liberación de Íngrid, pues dijo que la idea es “aprovechar esta ocasión única”. Horas antes de la comunicación con Uribe, Sarkozy se dirigió al jefe de las Farc, ‘Manuel Marulanda’ a través de un video divulgado desde París, para pedirle, de diversas maneras, que libere a Íngrid. ¿Logrará Francia una liberación? Hasta hace unos meses, el eje del intercambio humanitario era Venezuela. Ahora, con los anuncios del grave estado de salud de Íngrid Betancourt y la misión humanitaria para salvarla, Francia se convirtió en el principal actor. Esto, según analistas, no quiere decir que este país tenga garantizado la liberación de la ex candidata o que el papel de Piedad Córdoba o Hugo Chávez se haya agotado. El ex canciller Augusto Ramírez sostiene que el protagonismo de Francia puede deberse, entre otras razones, a que está dispuesta a jugársela toda por evitar una muerte de Íngrid, que podría ser muy costosa en términos políticos. Por eso, dice Ramírez, no duda en ofrecer su territorio para recibir a guerrilleros de las Farc como refugiados. María Emma Mejía, también ex canciller, dice que la participación de Francia no es nueva y que su nueva jugada obedece a la coyuntura de vida o muerte que puede estar experimentado Íngrid. “Lo que veo por parte de Francia es la intención de un país que hace todo para forzar a las Farc a actuar”, dice Mejía. María Jimena Duzán, por su parte, sostiene que será difícil para Francia lograr una liberación sin Venezuela. Uribe reveló la charla con Sarkozy en vivo y en directo El presidente Uribe amaneció ayer conversador y habló de todo. Desde las 7 de la mañana, cuando llegó al Teatro Santa Fe, en Bogotá, a la celebración de los 70 años de Radio Santa Fe. Allí empezó contestando a la pregunta de Édgar Artunduaga, director de la emisora, sobre la crisis del Congreso, por las capturas de varios de sus miembros señalados de vínculos con ‘paras’. Uribe dijo que cerrar el Congreso sería dar “un salto al vacío (…) y eso debilitaría la confianza inversionista”. Siguió con Ecuador, y advirtió que a pesar de que tienen intención de indemnizar a cualquier nacional de ese país por los perjuicios de la aspersión en la frontera, afirmó que “no hay un solo caso documentado de un campesino perjudicado”. Luego, siguió en la Universidad del Rosario, en un foro sobre libertad de prensa. Allí, respondió más de 20 preguntas de estudiantes sobre sus relaciones con el periodismo. Varios alumnos lo criticaron por su agresividad a la hora de enfrentarse en los micrófonos con periodistas. Una defensa “El Presidente también es ser humano y tiene una familia que hacer respetar, y lo afecta la calumnia y el maltrato (…) aunque acepto que hay que medir las palabras o el tono”, les respondió. Incluso se atrevió a contestar la pregunta de otro estudiante, sobre el hecho de que dos hombres de la familia Santos, propietaria de EL TIEMPO, estuvieran en altos cargos del Ejecutivo: Francisco Santos, vicepresidente, y Juan Manuel Santos, Ministro de Defensa. “Yo creo que eso le causó el complejo a EL TIEMPO de que no quedaba bien si no atacaban al Gobierno”, respondió. Uribe resumió en una frase, que se le atribuye a Voltaire, su parecer de cómo debe actuar cuando sea objeto de la crítica: “Odio tus ideas, pero daría la vida para que pudieras defenderlas”. Después, advirtió que estaba esperando la llamada del Presidente de Francia y contó, en vivo y en directo, su decisión de autorizar una misión humanitaria que ayude a salvar a Íngrid. Fuente: El Tiempo de Bogotá.

comparte