Fuente: La Verdad 

Las actividades, que no cumplieron con los estándares internacionales, incluyeron más de 200 mil personas. Inflación, escasez, hambre e inseguridad pasaron a segundo plano, mientras la “revolución” desplegó un “poderío” que puso en riesgo a sus participantes.

Los ejercicios militares, realizados para “defender la patria” ante las amenazas del “imperialismo norteamericano”, dejaron “más dudas que certezas” y mostraron tanto a lo interno, como al exterior, las prioridades gubernamentales que van en detrimento de la crisis económica, política y social, que atraviesan los venezolanos.

En su momento, Remigio Ceballos, jefe del Comando Estratégico Operacional de la Fuerza Armada Nacional, afirmó que el objetivo era preparar al pueblo para tomar el control en caso de ser agredidos. En la actividad, llamada “Soberanía Bolivariana 2017”, participaron más de 200 mil efectivo militares, además de miles de civiles. El origen y monto destinado para su ejecución, se mantiene en total opacidad, al igual que la información gubernamental con respecto a la escasez, desnutrición, inflación, boletines epidemiológicos y deserción escolar.

Las palabras de Ceballos, el cual señaló que “el precio de este ejercicio cívico-militar está establecido en el costo anual de las FANB, por lo que no es algo atípico”, quedan en entredicho, si se toma en cuenta que las cifras no están plasmadas en documentos de dominio público y los especialistas aseguran que no estaba presupuestado.

Blancos de la patria

Las acciones pautadas por el Ejecutivo nacional ocurrieron en un contexto en el que la población venezolana sobrevive con un salario mínimo de 97.531 bolívares y una inflación acumulada de 176 por ciento hasta el mes de julio, según la Asamblea Nacional, y podría finalizar el año con 720 por ciento de acuerdo al Fondo Monetario Internacional.

Los movimientos armamentistas tampoco ocultaron la crisis alimentaria de la nación petrolera, en la que la escasez, desabastecimiento, corrupción en la red pública de distribución de alimentos e imposibilidad para comprarlos, hace que las personas abandonen sus espacios para buscar comida o la ingieran de la basura para mitigar el hambre.

Informes de la Encuesta Nacional de Condiciones de Vida dejan constancia del “drama” venezolano en el que la desnutrición y bajo rendimiento son “expresiones dolorosas de la crisis”. Sus estudios resaltan que la inseguridad alimentaria está presente en nueve de cada 10 hogares. Aproximadamente 9,6 millones de personas ingiere dos o menos comidas al día y las personas en pobreza extrema perdieron nueve kilogramos.

Las balas y detonaciones del fin de semana no tuvieron como blanco pagar las deudas que mantiene el Gobierno con los laboratorios farmacéuticos, que superan los tres mil 500 millones de dólares, ni disminuir o eliminar la escasez de medicamentos que ronda el 85 por ciento según la Federación Farmacéutica Venezolana (Fefarven). El despliegue de las tropas no evitó que las madres lloraran en los mostradores farmacéuticos tras no conseguir los fármacos, mientras sus hijos convulsionaban y los pequeños recaían y morían en los hospitales por falta de quimioterapia.

Caja negra

Para Sebastiana Barráez, periodista especializada en el área militar, se desconoce la procedencia del dinero, que en caso de ser desembolsado a través de créditos adicionales, debió pasar por manos de la Asamblea Nacional, situación que no ocurrió. “No hay datos oficiales. Estas actividades no están incluidas en el presupuesto del ministerio, puesto que surgieron como una consecuencia a las advertencias de Trump y no estaba en los planes”.

En lo que va de año se realizaron dos ejercicios militares y Barráez reitera que no es normal, porque se hacen de imprevisto o por contingencias, escenario que se repite con fuerza en la gestión de Maduro. “Ante un enemigo como Estados Unidos se busca demostrar poderío, pero somos un país modesto y se trata de demostrar que se puede reeditar lo que ocurrió en la guerra de Vietnam, aplicando estrategias artesanales. Mientras que la nación está hambrienta y enfrentando una grave crisis de salud, el Gobierno da respuestas bélicas que no solucionan nada, en detrimento de los problemas del resto de Venezuela”.

En una nota publicada en Runrunes, con fecha de mayo de 2016, se aprecia que el ejercicio militar conocido como Independencia II 2016, costó aproximadamente 20.6 millones de dólares y “participaron 517 mil personas”. Para este año, el presupuesto del Ministerio de Defensa es mayor al de Salud y nueve veces más que el asignado al de alimentación.

Sin puntería

Rocío San Miguel, presidente de la asociación civil Control Ciudadano, explicó que los ejercicios no cumplieron los estándares internacionales, se abusó de la puesta en escena de la milicia, se incluyeron personas de edad avanzada exponiéndola a riesgo personal, no se movilizaron los grandes sistemas y se utilizaron maquetas debido a problemas de operatividad o carencia de recursos. “En otros países existe transparencia y rendición de cuenta por lo que podemos saber todo, pero aquí no. Se gasta en comida, alcance del despliegue geográfico, combustible, movilización, uso del espectro televisivo y todo lo que está detrás, pero no se ve”.

Los movimientos, para San Miguel, son un elemento de propaganda interna e internacional que sirve para exhibirse. “No sabemos si el dinero salió de partidas secretas o del presupuesto ordinario. En un país con esta crisis, no se puede permitir esta puesta en escena y se mostraron más debilidades que fortalezas. El entrenamiento si está en los planes, pero el resto no”.

La parafernalia reciente fue, según expertos en la materia, de mayor despliegue y apresto de la Fuerza Armada, que en anteriores oportunidades. Más demostrativa, organizativa y con la intención de crear ruido en la opinión pública. Paralelamente, tres mil 500 pacientes trasplantados están en riesgo de perder sus órganos por falta de inmunosupresores, los niños dejan de asistir a las instituciones educativas porque no hay comida y tanto la malaria como la difteria, arrasan con la vida.

Crédito Archivo La Verdad Pueblo y fuerzas armadas se hicieron presente en el municipio San Francisco en el simulacro realizado por Fuerza Armada de Venezuela

Crédito Archivo La Verdad
Pueblo y fuerzas armadas se hicieron presente en el municipio San Francisco en el simulacro realizado por Fuerza Armada de Venezuela

 

 

comparte