Fuente: Efecto Cocuyo

“No debemos permitir que la Fuerza Armada levante las armas contra nuestro pueblo. Eso no me lo enseñaron, eso no fue lo que aprendí. Mi trabajo ha sido combatir la delincuencia, el secuestro la extorsión y el narcotráfico. No necesito hacer un llamado a la Fuerza Armada porque ellos están claros, ellos también tienen familia y sentir. Cada día veo guardias indignados“, estas fueron algunas de las palabras que pronunció el primer teniente Paulo Enrique Machado Briceño ante un grupo de personas en el estado Mérida el jueves 18 de mayo.

El funcionario se presentó a sus oyentes con su cédula de identidad, carnet militar y el de la Patria (documento que el Gobierno usa supuestamente para dar beneficios a quienes lo posean). Detrás de él había una bandera de Venezuela, mientras él continuaba con su discurso sobre el desabastecimiento en el país y el descontento de sus compañeros que incluso han pedido la baja.

“Yo no me voy a dar de baja y tampoco me voy a ir del país. Me quedo aquí luchando con el pueblo”, manifestó el uniformado, antes de cortar con una tijera el carnet de la Patria.

Ahora está detenido en la sede del Comando Nacional Antisecuestro (Conas) de la Guardia Nacional Bolivariana número 22 de Mérida, componente al que pertenece.

Rocío San Miguel, presidente de Control Ciudadano para la Seguridad, la Defensa y la Fuerza Armada Nacional, indicó que la prohibición del Código Orgánico de la Justicia Militar a la manifestación de voluntades para los funcionarios especifica que sea ante los medios de comunicación social.

“Probablemente ni sabía que lo estaban filmando. Lo que dijo debe ser visto por sus mandos como un desacato a cumplir órdenes, que además están manifiestamente en contra de losderechos humanos“, explicó la especialista en materia militar. Precisó que la destrucción del carnet de la Patria, al no ser un documento oficial, no debe representar ninguna falta.

 

 

comparte