En Gaceta Oficial No. 40.917 del 2 de Mayo de 2016, el Ministerio para la Defensa designó la Junta Directiva para la C.A. Militar de Industrias Mineral, Petrolíferas y de Gas (CAMIMPEG) e hizo algunas designaciones administrativas:

Camimpeg

Presidente
Mayor General Alexánder Cornelio Hernández Quintana

Director Principal
Mayor General Antonio José Benavides TorresDirectores

Mayor General Pedro Miguel Castro Rodríguez
General de División Darío José Barboza Gómez
Vicealmirante Maribel del Carmen Parra de Mestre

Directores Suplentes

General de División Rolando Alberto Esser de Lima
General de División Santiago León Sandoval Bastardo
General de División Rafael José Herrera García

Cargos administrativos

Coronel Jaime Henry Rodríguez Araujo Secretario
Coronel Willian José Santaella Santamaría Jefe de la Oficina de Administración
Teniente de Navío Leonardo José Moreno Palmera Tesorero
Capitán de Navío Carmen Corina Avariano Silvera Representante Judicial
Teniente Franklin Contreras Villamizar Representante Judicial Suplente

La creación de CAMIMPEG fue autorizada el pasado 10 de Febrero, teniendo como objeto “todo lo relativo a las actividades lícitas de servicios Petroleros, de Gas y Explotación Minera en General)”.

Según la citada GO 40.917, el capital de la compañía será de Bs 600 millones, representado en 600.000 acciones de un valor de Bs 1.000, que será suscrito y pagado al 20% por el Ministerio de la Defensa.La creación de una empresa militar para manejar la operación petrolera ha causado severas críticas desde los más variados ámbitos, políticos y sociales. Si, por un lado, parece ser el reconocimiento tácito de la postración de Petróleos de Venezuela, S.A. (PDVSA), por el otro, la solución por la vía militar es un fracaso anticipado del proyecto, en vista de los fracasos que acumula el ideologizado estamento venezolano en la conducción de empresas económicas, incluidas las llamadas “empresas básicas”.

Tanto la reconducción de la actual PDVSA como el surgimiento de una nueva compañía rectora del sector petrolero, como CAMIMPEG, son impensables en términos de éxito dentro de los parámetros ideológicos que circulan en ambas.

El gobierno de Nicolás Maduro Moros niega, sin embargo, que CAMIMPEG sea una “empresa petrolera militar” y asegura que solamente se trata de una prestadora de servicios a PDVSA. Para Rocío San Miguel, presidenta de la organización no gubernamental Control Ciudadano, la creación de la compañía demuestra que “los militares están exigiendo cada vez más espacios”; a su juicio, la compañía “es un incentivo más a la lealtad con el gobierno de Maduro”.

Fuente: Runrunes

comparte