Venezuela. Paulo Maldos, del Consejo Indigenista Misionero, denunció que militares retirados venezolanos “están adiestrando en técnicas terroristas a grupos armados”. “Hay pruebas de que fueron contratados por empresarios arroceros para atacar a la Policía Federal y a los indígenas”, afirmó. La tensión entre agricultores no indígenas y la Policía aumentó en marzo cuando el Gobierno ordenó ejecutar la Operación Upatakon 3, a través de la cual deben ser desalojados de la reserva Raposa do Sol, ubicada en Roraima, todos los habitantes no indígenas. Fuente: EL Nacional. Mundo/12

comparte