Bogotá. El gobierno colombiano decidió ayer no restablecer, de momento, su relación diplomática a nivel de encargados de negocios con Ecuador, por recientes declaraciones del presidente ecuatoriano Rafael Correa, aseguró el canciller Fernando Araújo. “Nos han dejado sin espacio para poder adelantar en eso. Entonces, hemos decidido aplazar el restablecimiento”, dijo. En diálogo con el Canal Caracol, el canciller recordó que el presidente Álvaro Uribe “hizo un acuerdo con el grupo del ex presidente (estadounidense) Jimmy Carter para el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Ecuador” y, dijo, “estábamos decididos a hacer esa gestión en esta semana”. El fin de semana, Correa aseguró a un medio argentino en Quito que su país será el que fije los tiempos respecto a la relación con Bogotá, deteriorada tras el bombardeo colombiano a un campamento de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en territorio de su país, el pasado primero de marzo. “Somos los agredidos, nosotros tenemos que fijar los tiempos”, respondió Correa, en una entrevista otorgada al periódico argentino Página/12, en la cual además, insistió en negar cualquier relación con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). El mandatario ecuatoriano explicó que su gobierno había dado un paso al fijar con Colombia relaciones a nivel de encargados de negocios y explicó que la “frontera es muy caliente y es bueno tener comunicación fluida”. ORTEGA Y EL TERRORISMO El gobierno colombiano, a través de una dura intervención de su embajador ante la Organización de Estados Americanos, Camilo Ospina, denunció ayer que el Ejecutivo de Daniel Ortega en Nicaragua “apoya públicamente el terrorismo” y “hace apología abiertamente a grupos terroristas” por sus declaraciones sobre la guerrilla de las FARC. Ospina denunció “la conducta agresiva y abusiva del gobierno de Nicaragua contra el gobierno y el pueblo colombiano” y denunció “la abierta violación por parte de ese gobierno de algunas de sus más elementales obligaciones jurídicas”. Las declaraciones del gobierno colombiano ante el Consejo Permanente de la OEA ocurren luego de que el gobierno de Ortega resolviera dar asilo a dos presuntas ex guerrilleras colombianas que sobrevivieron a un ataque colombiano en suelo ecuatoriano contra la guerrilla de las FARC. Ortega además, acusó el lunes al Ejército de Colombia de estar vinculado “al narcotráfico hasta la coronilla” y al presidente colombiano, Álvaro Uribe, de “criminal” y de pretender mandar a asesinar a las dos presuntas ex guerrilleras a las que les dio asilo. UN NUEVO LLAMADO El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, pidió a Colombia y Ecuador que restablezcan relaciones diplomáticas a nivel de encargados de negocios como habían pactado, y anunció un viaje a Bogotá y Quito en los próximos días, según un comunicado difundido por la institución. “Retomen el compromiso de restablecer relaciones diplomáticas sin condiciones previas. Este es el camino apropiado para avanzar en la recuperación de la confianza mutua y la construcción de una agenda positiva de cooperación e integración”, indicó el titular de la OEA según el texto difundido a la prensa. Directamente a los mandatarios, pidió a Álvaro Uribe en Colombia y Rafael Correa en Ecuador detengan las “declaraciones públicas que puedan generar un distanciamiento”. Fuente: Tal Cual. Pág. 11. Caracas 25/06/08.

comparte