Caracas. Gobierno nacional está “alerta” y se dispone a “organizarse y aliarse” La decisión de la Marina estadounidense de restablecer la IV Flota, tras casi 60 años de haberla desactivado, con el propósito de tener una mayor presencia en América Latina y el Caribe suscitó inquietud en la región. Voceros de la Marina de EEUU han insistido en que la medida ´tiene un corte administrativo y no implica una mayor presencia militar en la zona, pues las exigencias logísticas en el Golfo Pérsico impiden una reubicación física de las unidades de combate. “En realidad, las fuerzas navales estadounidenses del Comando Sur han estado actuando como una flota, así que desde el punto de vista operativo, nada cambia. Básicamente se trata de ajustar el nombre a la realidad”, aclaró el teniente Myers Vásquez, encargado de las relaciones externas del Comando Sur, a la BBC. No obstante, Venezuela, Bolivia y Cuba advierten sobre una nueva “siembra de terror” o el regreso de la “diplomacia de cañonera”, Brasil desestima el anuncio y Washigton asegura que este nuevo componente naval no tendrá un “objetivo militar, sino de cooperación”. A partir del próximo 1° de julio, la IV Flota estará asentada en Mayport (Florida) y coordinará esfuerzos con el Comando Sur de Estados Unidos (EEUU), también situado en la zona. Tendrá bajo su responsabilidad a más de 30 países, cubriendo 15.6 millones de millas cuadradas, enfocándose en las aguas adyacentes a Centro y Suramérica, el Mar Caribe, sus 12 islas y territorios europeos de ultramar, el Golfo de México y un área del Océano Atlántico. Aunque hay quienes aseguran que la IV Flota tendrá asignado al nuevo portaviones George H. W. Bush y varios submarinos, el jefe del Comando Sur, almirante James Stavridis, garantizó que esta unidad “nunca tendrá una posibilidad ofensiva. Es un compromiso”. “No tenemos ninguna intención de tener un portaaviones como parte de la IV Flota. En los últimos tres años sólo hubo dos viajes de portaviones por esta zona y no fueron por más de 20 días, es un paso transitorio”. Durante una visita a Argentina, Stavridis aclaró que el portaaviones George W. Washington pasaba por la region en su camino a Japón y precisó que el buque más grande que va a operar en la zona es un buque hospital (USNS Comfort). “Cuando se ejecute una misión, se hará con navíos cedidos por la Marina de EEUU. No hay navíos permanentes asignados”. Analistas militares estiman que EEUU posee 10 portaaviones del tipo Nimitz, cuyas características similares suelen ser: desplazamiento de 101 a 104 mil toneladas de carga máxima; 333 metros de largo de cubierta; dos reactores nucleares; velocidad de 56 kilómetros por hora y 80 aviones de guerra. Cooperar vs amedrentar Según el Comando Sur, la IV Flota fue reactivada para cumplir cinco misiones específicas, a saber: respuesta a desastres naturales, operaciones humanitarias, de asistencia médica, contra el narcotráfico y cooperación en asuntos de medio ambiente y tecnología. No obstante, las autoridades venezolanas dudan de la verdadera intención de la medida. Consideran que busca “amedrentar” a los países del Sur, que “de alguna manera están tendiendo hacia la izquieda, específicamente a Venezuela, Bolivia, Ecuador y Cuba”. “El gobierno de EEUU está desesperado. Cuando despierta la determinación de unos pueblos a ser libres y soberanos, no lo detiene nadie, ni mil flotas”, advirtió el vicealmirante Luis Cabrera Aguire, integrante del Estado Mayor Presidencial. A su juicio, la reactivación de dicho componente naval constituye una “amenaza”, por cuanto la adminsitración de George W. Bush se vale de las “tareas humanitarias” para obtener información valiosa en el teatro de la guerra, como reconocimientos, pruebas de comunicaciones y pruebas de salinidad. Tesis como estas han sido desestimadas por Stavridis, jefe del Comando Sur, al asegurar que el “populismo radicalizado” no constituye una amenaza para su país. “Creo que en esta región existen ideas diferentes en términos de política y economía. Para EEUU, son la democracia, el mercado libre, la libertad y los derechos humanos. Hay otras ideas en la región que compiten con aquellas, pero no amenazas”, reseñó el diario La Nación. Al contralmirante (r) César Augusto Manzano, ex asesor de Venezuela en la ONU, también le llamó la atención el restablecimiento de la IV Flota, creada inicialmente durante la II Guerra Mundial para responder al ataque de submarinos alemanes y desactivada 5 años después de terminar el conflicto bélico. “EEUU debe estar manejando alguna información, más allá de lo que sabemos, que lo lleva a tomar esa decisión”, comentó. En alerta Cabrera Aguirre reveló que el gobierno nacional tomó como una “alerta” la reactivación de la IV Flota. De acuerdo a las informaciones de inteligencia que manejan, elaborarán un “mapa de posibles acciones”, entre las cuales estarán la organización y la alianza con otros países. “Cuando hablamos de prepararnos, nos referimos a fortalecer la unión cívico-militar en el marco del nuevo pensamiento militar bolivariano. Y cuando hablamos de aliarnos, respaldamos la integración militar del Sur”, explicó el representante del Estado Mayor Presidencial. Manzano, por el contrario, no ve la necesidad de activar alarma alguna ante una decisión de tipo operativo. Fuente: El Universal María Daniela Espinoza Disponible en: http://noticias.eluniversal.com/2008/05/25/pol_art_decision-de-eeuu-de_872613.shtml

comparte