Lima. Las acusaciones de Colombia contra Venezuela y Ecuador sobre nexos con las FARC calentaron la Cumbre América Latina-Caribe-Unión Europea (ALC-UC) en Lima, donde se oyeron voces en favor de bajar el tono a la polémica. Aunque la crisis diplomática no figura en agenda, el tema ha estado presente en la Cumbre luego de que Interpol divulgara el jueves pasado un informe en el que certificó que no hubo alteración de archivos electrónicos de la guerrilla de las FARC, sobre los que Bogotá sustenta su denuncia contra Caracas y Quito, señaló AFP. Temprano, el presidente ecuatoriano Rafael Correa acusó al gobierno de Álvaro Uribe de deteriorar las relaciones en la región “por esa actitud” de “seguir calumniando”. “Creo que hay presidentes mucho más conflictivos en la región que Hugo Chávez. El problema no es Ecuador, Venezuela… es Colombia”, dijo Correa al señalar que es Uribe quien “bombardea” y tiene una “campaña de desprestigio” . “Interpol ha dicho de manera contundente que Colombia no alteró los computadores, que la Policía procedió con toda transparencia”, afirmó Uribe. El principal asesor internacional de la Presidencia brasileña, Marco Aurelio García, estimó que la Cumbre de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) que se celebra la próxima semana en Brasilia puede ser una oportunidad para acercar a los tres países. Biocombustible trae polémica Los presidentes de América Latina y Europa buscaban fórmulas comunes para contrarrestar el calentamiento global, en un debate impregnado por la polémica sobre los biocombustibles y su presunta vinculación con la crisis alimentaria mundial. El jueves pasado, el presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, tachó de contradictorias las críticas a los biocombustibles, de los que Brasil es líder productor mundial con su etanol de caña de azúcar. “Quieren descontaminar el planeta, combatir el calentamiento global, firman el Protocolo de Kioto, y cuando Brasil ofrece un combustible no emisor de CO2, prefieren usar uno que lo emite”, dijo. Brasil es el segundo mayor productor mundial de etanol con 22.000 millones de litros en 2007 -32,6% de la producción mundial, detrás de EEUU, que produjo 28.000 millones. Ahora los combustibles “bio” son acusados de incrementar la deforestación, aumentar el monocultivo y provocar el desplazamiento de campesinos, además de generar un aumento de los precios internacionales de los granos con el consiguiente riesgo de escasez de alimentos. Perú anunció esta semana que está revisando su política de promoción de biocombustibles a la luz de la crisis mundial de alimentos, mientras que Venezuela y Bolivia han criticado los biocombustibles por el profundo impacto que puedan tener en la alimentación en el mundo. Fuente: El Universal Disponible en: http://noticias.eluniversal.com/2008/05/17/int_art_crisis-por-las-farc_865744.shtml

comparte