Buenos Aires. Nexos entre Quito y Bogotá. El mandatario ecuatoriano afirmó que para restablecer lazos diplomáticos exigirán que se aclare el ataque en territorio de su país. El presidente de Ecuador, Rafael Correa, dijo que su país es el que debe fijar el plazo respecto a la relación con Bogotá, deteriorada tras el bombardeo colombiano a un campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia en territorio ecuatoriano, en declaraciones al diario argentino Página/12. “Somos los agredidos, así que nos toca fijar los tiempos”, respondió Correa. Además, insistió en negar cualquier relación con las FARC. El mandatario explicó que su gobierno había dado un paso al fijar relaciones a nivel de encargados de negocios y explicó que la “frontera es muy caliente y es bueno tener comunicación fluida”. Rafael Correa también sostuvo que para establecer relaciones plenas van a exigir que se aclare el ataque. “Las bombas eran estadounidenses y, de acuerdo con los informes de nuestras fuerzas armadas, no pudieron haber sido arrojadas por aviones colombianos”. Agregó que “tres de los heridos con mucha probabilidad fueron rematados en vida y el ciudadano ecuatoriano murió por culatazos en el cuello y no por tiros ni bombas”. El Presidente admitió que para su país es imposible controlar la frontera con Colombia: “Es una muy porosa. Ni Estados Unidos puede controlar el paso de inmigrantes a su territorio y está construyendo un muro. Y ahí no hay selva, pero acá hay 400, 500 kilómetros de selva amazónica”, dijo. “El problema es Colombia y que cada vez que se infiltra una patrulla de las FARC en Ecuador, significa que se `exfiltró’ de allá”, sostuvo. Fuente: El Nacional. Mundo/12

comparte