El Presiente Nicolás Maduro ha abandonado el tradicional contacto que cada diciembre realizaban los jefes de Estado de Venezuela por las guarniciones militares del país, en su carácter de comandante en jefe de la Fuerzas Armada Nacional.
La costumbre, que fue por décadas tradicional en el ámbito castrense, comenzó a abandonarse con la enfermedad del Presidente Hugo Chávez Frías, que asistió por última vez a una salutación de este tipo, en diciembre de 2011, en el patio de la Academia Militar, en Fuerte Tiuna.
vladimir-padrino-en-la-frontera
Las salutaciones de fin de año, eran la ocasión escogida por los mandatarios, para realizar un balance sobre el equipamiento y estado del apresto operacional de la Fuerza Armada Nacional, a la vez que hacer proyecciones sobre los desafíos en materia de seguridad y defensa nacional para el año entrante, resaltando los logros obtenidos y el compromiso de los militares con los propósitos constitucionales de la República.
El mensaje de este año a oficiales, suboficiales profesionales y de carrera, personal subalterno y tropas alistadas acantonadas en las distintas unidades castrenses que existen en el territorio nacional, ha sido efectuado por el G(J Vladimir Padrino López, en algunas guarniciones militares de la frontera.
Vladimir Padrino, ha dejado constancia de su visita en su cuenta twitter, a la la Base de Seguridad Territorial “Isla de Anacoco” en el territorio Esequibo, donde fue recibido por el Mayor General Carlos Augusto Leal Tellerías, Comandante de la Región Estratégica de Defensa Integral Guayana, el General de Brigada Silvano Torres Oñate, Comandante de la 51 Brigada de Infantería de Selva, el Tcnel. Orlando Aponte López, Comandante del 512 Batallón de Infantería de Selva “G/D Tomás de Heres” y el personal de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana acantonado en esa región.
La custodia de la frontera venezolana ha sido uno de los mayores desafíos históricos de la Fuerza Armada Nacional, tomando en cuenta la dimensión geográfica de la misma. Sin embargo el país carece de una política de Estado hacia sus regiones fronterizas, capaz de orientar los esfuerzos más eficaces hacia el desarrollo y consolidación de la integridad territorial. Los tráficos de drogas, alimentos, minerales y combustible encuentran autopistas permanentes a lo largo y ancho de la frontera venezolana, consolidándose cada vez más la estructura trasnacional asociada a estos delitos.
Fuente: Control Ciudadano.

comparte