Saint Paul. El asesor de campaña del candidato republicano, John McCain, afirma que en América Latina hay países amigos y enemigos. El legislador Lincoln Díaz-Balart, uno de los asesores del candidato republicano, Jonh McCain, considera que en América Latina hay países amigos y enemigos, y consideró que el presidente venezolano, Hugo Chávez, es una amenaza para la región. En un eventual gobierno suyo, McCain buscaría estrechar lazos con México o Colombia, y determinaría la forma de tratar a las demás naciones en función de la conducta de cada gobierno, explicó. Díaz-Balart aseguró que el candidato tiene conocimiento sobre las realidades del hemisferio y eso lo diferencia de su rival demócrata, Barack Obama. “Hay una diferencia entre Rusia y Georgia, hay una diferencia entre Chávez y el presidente colombiano, Álvaro Uribe. McCain conoce esas diferencias, Obama evidentemente no”, señaló el parlamentario, reiterando las críticas de su partido a la reacción del postulante demócrata a la reciente crisis en el Cáucaso. “McCain está consciente de que Chávez es una amenaza para todo el hemisferio, que Chávez está financiando elementos desestabilizadores. Hay que contrarrestar los esfuerzos del mandatario venezolano por debilitar las democracias en la región, a través de la utilización del poder económico que tiene por el petróleo”, enfatizó. Concluyó que gran parte del problema que ha venido surgiendo en las relaciones con Ecuador y Bolivia, se debe a “esa utilización por parte del señor Chávez de los recursos de Venezuela para ir incrementando su influencia y su agenda antiamericana en América Latina. Es muy preocupante lo que estamos viendo”. Díaz-Balart, que además es uno de los más duros críticos del Gobierno cubano de Fidel Castro, mantuvo que en un eventual mandato de McCain “habría aún más interés por parte del presidente de Estados Unidos sobre el tema cubano, sobre la necesidad de ayudar a la oposición interna y a la sociedad civil”. Ese interés se traduciría en mantener la actual política hacia Cuba, que incluye un embargo económico y comercial que lleva más de 45 años, y que es cuestionado por Obama por no haber logrado un cambio de régimen en la isla comunista. Afirmó que un eventual gobierno republicano promovería acuerdos de libre comercio como el alcanzado con Colombia. Fuente: El Nacional. Mundo/14

comparte