03/04/08. Bogotá. A 34 años de prisión, fueron condenados cada uno de los cinco militares que el Juzgado Segundo Penal del Circuito Especializado de Antioquia, halló responsables del asesinato de un campesino y torturas a sus dos hijos menores, el 23 de abril de 2004, en la vereda Arenillal del municipio antioqueño de Sonsón. Además de la condena a los militares por los delitos de homicidio y tortura en persona protegida, luego de que la Fiscalía demostró la inexistencia de un combate con supuestos guerrilleros, el juzgador también los sentenció a una multa de 2.300 salarios mínimos mensuales legales vigentes y los inhabilitó por 19 años para el ejercicio de derechos y funciones públicas. En la investigación de un fiscal de la Unidad Nacional de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario, se comprobó que el sargento Elmer Torres, y los soldados Carlos Andrés Ladino Monroy, Fred Alexánder Cañaveral Ramírez, Giovanni Présiga Tangarife y Elkin Edilson Orrego Palacio de la Cuarta Brigada, informaron falsamente de la muerte del civil Rendón Alzate, en un combate con guerrilleros. Según estableció el fiscal instructor, los militares dispararon contra Rendón Alzate delante de uno de sus hijos, a quien le insistieron para que dijera que su padre era guerrillero y que los elementos incautados, un radio de comunicaciones y un arma de fuego, le pertenecían. Fuente: Caracol.

comparte