Bogotá. En las Fuerzas Militares hay actualmente 1.965 mujeres. De ellas, 1.234 están en el Ejército (349 son oficiales y 885 suboficiales). Poco a poco se han abierto el espacio. La Escuela de Cadetes General José María Córdova, que durante cien años ha albergado solamente a hombres, alojará a 40 aspirantes a ser generales del Ejército. Mientras tanto, en el Congreso cursa un proyecto de ley, que tiene el respaldo del Ministro de Defensa, para permitir al sexo femenino desempeñarse como jefe de tropa. Este hecho, que parte la historia castrense del país en dos, fue tema de estudio en los últimos diez años, durante los cuales tuvo más detractores que simpatizantes. La idea, de la ex ministra de Defensa Martha Lucía Ramírez, ya fue acogida por el actual ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, y por el comandante de las Fuerzas Militares, general Freddy Padilla De León. Desde hace unas semanas se ordenó el adecuamiento de los alojamientos para las 40 mujeres, que serán incorporadas a finales de este año y empezarán su carrera de oficiales en enero del 2009. Ellas, según fuentes consultadas por este diario, aparte de ser oficiales de carrera estarán en el frente de batalla, pues serán asignadas para las armas de Comunicaciones, Inteligencia y Aviación del Ejército. EL TIEMPO conoció que la senadora Ramírez sostuvo una reunión con los generales para discutir su propuesta de que el 30 por ciento de los cadetes que ingresan anualmente a la Escuela Militar sean mujeres. El ‘No’ de ellos fue rotundo. La senadora busca el cumplimiento de la Ley de Cuotas, que ordena que al menos la tercera parte de los cargos en instituciones del Estado sean ocupados por mujeres. Después de varias discusiones internas se aceptó recibir a 40 inicialmente en la Escuela de Cadetes. Hoy día, las mujeres del Ejército tienen una carrera técnica o profesional y son incorporadas como oficiales para labores administrativas, a pesar de que algunas están en áreas de orden público. En adelante, explica el general Padilla, “recibirán instrucción en liderazgo militar para tener la capacidad de ejercer el mando en unidades militares del arma que ellas escojan (comunicaciones, inteligencia y logística) y desarrollarán su carrera en igualdad de condiciones a los oficiales que están en el área de combate”. A los hombres no les gusta Así como es un hecho que las mujeres podrán aspirar a generales y a ir al campo de batalla, es un hecho la resistencia de los hombres a esto. EL TIEMPO consultó, bajo reserva de sus nombres, a varios oficiales (coroneles, mayores y capitanes) que señalaron que las condiciones del conflicto colombiano no dan para que una mujer vaya al combate. “¿Pero acaso la guerrilla no tiene mujeres combatientes?”, se les preguntó. “La mayoría de guerrilleras que tienen mando y son combatientes han crecido en la guerrilla. Muy seguramente las mujeres que entren al Ejército son niñas de colegios o consentidas que quieren tener una experiencia fuerte en sus vidas”, afirmó uno de los militares consultados. Lo cierto es que ya todo está listo y en los pasillos de la Escuela Militar aseguran que las nuevas huéspedes serán tratadas por igual: como soldados. Hace 12 años, a través de una tutela interpuesta por una joven que quería ser piloto, la Fuerza Aérea decidió recibir mujeres en sus filas (para ser combatientes) y hoy cuenta con 14 tenientes efectivos, a punto de ascender a capitanes. Poco a poco, ellas se están abriendo un espacio que se creía reservado para los hombres y en el que ellos todavía las ven extrañas. ‘El machismo ha sido un obstáculo’: Senadora Martha Lucía Ramírez ¿Cuál es el espíritu de llevar a las mujeres colombianas al generalato? No estamos esperando a que las mujeres sean generales solamente por ser mujeres, sino que esperamos que cumplan con todos los requisitos, los cursos, el desempeño necesario para ascender… Fue una posibilidad que nos tuvieron cerrada durante años, pero, por fortuna, estamos trabajando en la ley para evitar que en el futuro tengan reversa estas decisiones. ¿Cuál fue el mayor obstáculo en esta lucha que comenzó cuando era Mindefensa? El machismo. La verdad es que todavía hay gente que piensa que las mujeres no pueden desempeñarse igual de bien que los hombres. Hace dos meses en E.U. ascendieron a una mujer a general de cuatro soles, que es el máximo grado en las Fuerzas Militares. Queremos ver también a nuestras mujeres en nuestro Ejército, Armada y Fuerza Aérea con la misma posibilidad. ¿Y cómo está hoy la situación de las mujeres colombianas en la Policía? Es una fuerza más abierta en la participación femenina. De hecho hay dos mujeres coroneles en la línea, que muy seguramente serán llamadas a curso de generales. En el Ejército todavía hoy las mujeres solo ocupan cargos administrativos. Lo importante es que la mujer tenga la opción igual que cualquier hombre. Fuente: El Tiempo

comparte