Caracas. Colombia calificó de infundada una versión divulgada por Ecuador según la cual tropas colombianas ejecutaron a varias de las víctimas del bombardeo contra un campamento de las FARC en ese país el 1 de marzo, en el que murió el número dos del grupo guerrillero. “Carecen de todo fundamento las aseveraciones de que se hayan producido ejecuciones de personas que han estado heridas o incluso ilesas”, señaló el canciller Fernando Araújo al leer en el palacio de San Carlos (sede del Ministerio de Relaciones Exteriores) la respuesta de Bogotá a los planteamientos de Quito, citó AFP. El canciller señaló que el Gobierno colombiano adjuntó al mensaje los informes de la necropsia realizada en Colombia al ecuatoriano Franklin Aizalia, que según Araújo, subrayan que su muerte se debió a explosiones y no a golpes, como aseguró el ministro ecuatoriano de Gobierno, Fernando Bustamante. Según Bustamante las autopsias a 19 cadáveres recuperados en el sitio del ataque revelaron que cuatro personas fueron rematadas con disparos por la espalda cuando aún estaban con vida. En el ataque murieron Raúl Reyes, número dos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y otras 24 personas. Mientras tanto, el presidente colombiano, Álvaro Uribe, anunció que los bienes que entregue Estados Unidos de Carlos Mario Jiménez, alias “Macaco”, extraditado ayer a ese país, serán también para reparar a sus víctimas. El congresista colombiano José Fernando, murió en una sesión por un paro cardíaco. Fuente: El Universal Disponible en: http://noticias.eluniversal.com/2008/05/08/int_art_colombia-defiende-co_849245.shtml

comparte