Bogotá. Al menos cinco militares murieron y 10 resultaron heridos ayer en una explosión en el municipio colombiano de Tibú, fronterizo con Venezuela, donde el Ejército de ese país persigue a “Iván Márquez”, miembro de la cúpula de las Farc, e intenta repeler los ataques rebeldes contra la infraestructura vial y petrolera. La patrulla cayó en un campo minado por los rebeldes, para evitar la persecución que las tropas desarrollan en el noreste de Colombia contra Márquez, alias de Luciano Marín. “En las acciones, perdieron la vida cinco militares (un teniente, un sargento y tres soldados). Las tropas del Ejército continúan las operaciones con el propósito de combatir y neutralizar el accionar de las Farc y el Ejército de Liberación Nacional (ELN)”, señaló un comunicado militar. El comandante del Ejército, general Mario Montoya, se desplazó a la zona para liderar las operaciones en las que un número no determinado de rebeldes ha muerto en los choques con las tropas oficiales. Los combates hacen parte de una operación que se lleva a cabo desde febrero en la región del Catatumbo para capturar a Márquez, el jefe rebelde que se reunió en noviembre de 2007 con el presidente Hugo Chávez como parte de las gestiones que cumplía el Mandatario con miras a un acuerdo humanitario entre el Gobierno colombiano y las Farc. Las acciones contra los rebeldes han dejado desde febrero unos 50 guerrilleros de las Farc y del ELN muertos, 78 capturados, seis rehenes liberados por la presión de las tropas, 706 hectáreas de cultivos ilícitos erradicados y 30 laboratorios para el procesamiento de cocaína destruidos, según el mensaje oficial. Militares consultados por la prensa señalaron que las tropas llegaron al primer anillo de seguridad del líder insurgente y, para evitar que sigan avanzando, los guerrilleros instalaron varias minas antipersonas en un paraje conocido como Campo Yuca. Fuente: Ultimas Noticias. Pág. 69. Caracas. 04/05/08

comparte