Punto Fijo. Mandatarios hablaron sobre temas económicos. Los presidentes pasaron la página tras casi nueve meses de distanciamiento. Con los rostros serios y con pocos gestos de amistad entraron los presidentes de Venezuela, Hugo Chávez, y de Colombia, Álvaro Uribe. Aseguraron haber reactivado la relación diplomática luego de pedirse explicaciones en privado sobre las razones por las que ambos se cruzaron insultos y acusaciones. Chávez dijo que pasó la página a la crisis diplomática que comenzó en noviembre cuando Uribe suspendió su labor de facilitación para lograr un canje humanitario de secuestrados de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia por insurgentes presos. “La reunión, comenzó y terminó bien. Decidimos voltear la página, para eso tuvimos una conversación franca. Escuché por allí que Colombia y Venezuela están condenados a estar juntos, yo diría que están destinados a estar juntos, por eso decidimos relanzar nuestras relaciones políticas y humanas”, expresó Chávez en rueda de prensa conjunta en el complejo refinador Paraguaná, estado Falcón. Uribe, con una sutil expresión de satisfacción, no quiso revelar qué le reclamó a su par venezolano durante las dos horas de “ejercicio”, como llamaron el pase de factura mutuo, pero indicó que Chávez le recriminó por qué no lo llamó para informarle que suspendía su labor mediadora. “Lo importante es reactivar la labor de las embajadas porque estas dos patrias tienen más de 71 millones de habitantes, que comparten una frontera dinámica y desafiante”, señaló Uribe. Lo que el jefe del Estado colombiano no quiso revelar, Chávez lo hizo: le increpó por qué lo había insultado en tantas oportunidades, algo que acentuó la crisis. Sobre las posibilidades de que Venezuela regrese como mediador para la pacificación del país vecino o por un canje humanitario, Chávez indicó “que era muy pronto para adelantarlo”. Proyectos conjuntos. Ambos mandatarios expresaron el beneficio de trabajar para desarrollar el comercio bilateral y la seguridad fronteriza. Chávez solicitó a Colombia buscar mecanismos de cooperación para impedir el paso del narcotráfico. “Nos acusan de proteger a la subversión y el narcotráfico, por eso agradecemos mecanismos en conjunto para combatir la droga”, señaló. El jefe del Estado dijo que giró instrucciones a todos los ministros para “retomar los temas que han venido caminando, los que se detuvieron y los que están pendientes”. Su par colombiano, entre sorbo y sorbo de café, se enfocó en la integración económica. “Queremos resaltar el comercio como factor de integración, una vía para incorporar la tecnología que genere calidad de vida”, indicó. Los presidentes hablaron de una próxima reunión de cancilleres, de planes ferrocarrileros y de cooperación en materia de gas y alimentos. Al despedirse los mandatarios, decenas de personas vestidas de rojo y con carnets que decían Apoyo, gritaban en lo que aparecieron ¡Chávez, Chávez, Chavez! Lo mismo ocurrió al mediodía cuando llegaron al complejo refinador. Fuentes de la Casa de Nariño habían informado que los presidentes firmarían una declaración conjunta de 15 puntos sobre el área económica, sin embargo eso no se hizo. Los presidentes se reunieron junto a sus delegaciones. Por Venezuela estaban los ministros de Relaciones Exteriores, Nicolás Maduro; el viceministro de América Latina y el Caribe, Francisco Arias Cárdenas, Finanzas, Alí Rodríguez Araque; de Energía y Petróleo, Rafael Ramírez y de Información Andrés Izarra, casi todos portaban camisas rojo encendido, además estuvo el general del Centro Estratégico de Operaciones, Jesús González González. La comitiva colombiana estaba integrada por el vicecanciller, Camilo Reyes; de Agricultura, Andrés Arias; Minas y Energía, Hernán Martínez y Comercio Exterior, Luis Guillermo Plata y el comandante general de las Fuerzas Militares, general Freddy Padilla. Luego, los mandatarios recorrieron la refinería de Amuay en Punto Fijo y almorzaron en privado, mientras los periodistas esperaban a las delegaciones, así como también aguardaban al menos 300 personas de Apoyo que caminaban de un lado a otro, o brindaban asistencia logística a quien lo necesitara. Las relaciones bilaterales atravesaron por una de las peores crisis en su historia durante casi nueve meses. Sin embargo, ayer Chávez dijo que habían salido “refrescados y aliviados”, mientras que Uribe señaló que voltearon la página de la borrasca y que la reunión fue “un buen ejercicio que ni que lo hubiera planeado la mejor escuela de liderazgo del mundo”. Luego, Chávez lo despidió: “Váyase con la convicción profunda de que aquí tiene unos amigos”. Fuente: El Nacional. Mundo/14 Marian Marval Díaz mmarval@el-nacional.com

comparte