Caracas. Las estimaciones sobre un eventual conflicto armado que se barajaron luego que Venezuela ordenara movilizar tropas hacia la frontera con Colombia en respuesta a la operación militar de ese país efectuada en Ecuador que dio de baja al número dos de las Farc, Raúl Reyes, comienzan a desatar nuevas señales de alerta. Un informe del Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (Sipri), que observa con detenimiento la acción del gobierno de Hugo Chávez en el campo militar, refleja que en el año 2007, nuestro país terminó ocupando la casilla principal como el principal importador de armas en América Latina y el noveno mundial, con 887 millones de dólares puestos en la carrera armamentista. De acuerdo con el balance hecho por el Sipri, Venezuela ocupaba el puesto 17, en el mundo para 2006, pero al aumentar 477 millones de dólares a sus presupuestos, sube en el ranking. Chile ocupa el puesto que tenía Venezuela en 2006, con 615 millones. AL MAYOR Venezuela, según publicaciones internacionales y las propias afirmaciones hechas por los funcionarios encargados de la materia, incluso por el propio presidente, Hugo Chávez, ha aumentado su potencial militar con miras a estar a la altura de cualquier agresión externa o interna. Las adquisiciones de armamento especialmente realizadas Rusia, contabiliza 40 helicópteros y 100.000 fusiles de asalto Kalashnikov. Siguen en la lista los 50 aviones de combate MIG-29 y las 4 corbetas y aviones de transporte que se contrataron en España. La lista diversa ha llevado a las autoridades venezolana a Brasil, país en el que la Fuerza Armada se hizo con 12 aviones de combate livianos Super Tucanos. Pese a que los funcionarios venezolanos sostienen que las cuantiosas adquisiciones se justifican para balancear el hecho que Estados Unidos ha proporcionado “unos 7.000 millones de dólares en armamento a Colombia”, Washington mantiene su preocupación por las adquisiciones como lo ha manifestado el subcomandante del comando sur estadounidense, Glenn F. Spears. La pregunta desde el norte sigue siendo la misma: “¿Cuál es la amenaza a su soberanía que ellos ven, qué los hace requerir este tipo de adquisición y porqué necesitan de una capacidad militar mucho más fuerte?”. Como lo ha esgrimido el mismo Spears. COMO EN EL TANGO Parte de la preocupación continental ha sido el lenguaje bélico tanto de Colombia, como de Venezuela, ya que para que se estructure una situación de conflicto, se requiere una escalada, en espejo, de las potencialidades militares y las situaciones de tensión. Ayer se informó en El Tiempo de Colombia cómo el Ejército colombiano espera sus “25 helicópteros, aviones Supertucanos y 13 mil armas de preciCompletan los primeros diez puestos, Polonia (985 millones), Turquía (944 millones), Israel (891 millones) y Sudáfrica (855 millones). Estados Unidos se mantiene a la cabeza de los exportadores mundiales en 2007 con 7.454 millones de dólares, frente a los 4.588 millones de Rusia y los 3.395 millones de Alemania. EFE sión para fortalecer su ofensiva contra las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC)”, cosa que podría ser interpretado como detonante de nuevas tensiones. MILLONES Y MILLONES Revisando la lista del Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo, se establece que España, que bajó de 537 a 385 millones de dólares sus importaciones de armas, está en el puesto 24, mientras que Brasil aparece en el 32 (175 millones), Perú en el 33 (172 millones), Argentina en el 48 (41 millones) y Colombia en el 49 (38 millones, 16 más que el año anterior). La lista de importadores mundiales en 2007 la encabeza Grecia, con 2.089 millones, seguida por Corea del Sur (1.807 millones), China (1.424 millones), India (1.318 millones) y los Emiratos Árabes Unidos (1.040 millones). Fuente: Tal Cual. Pág. 32. Caracas. 16/04/2008 Pedro Rojas

comparte