Bogotá. El jefe guerrillero Rodrigo Londoño Echeverri, alias “Timochenko”, reveló que “unánimemente” las FARC acordaron que “a la cabeza del Secretariado y como nuevo comandante del Estado Mayor Central esté el camarada Alfonso Cano”. En un video transmitido por la cadena de televisión Telesur, Timochenko dijo que también a la dirección del Secretariado se suman “Pablo Catatumbo”, mientras Bertulfo Álvarez y Pastor Alape serán suplentes. En el ala dura seguirán, por ende, Iván Márquez, Mono Jojoy, Joaquín Gómez, el propio Timochenko y Wilson Valderrama, alias “el Médico”. Timochenko destacó que todas las “propuestas” de las FARC “alrededor de los acuerdos humanitarios y las salidas políticas continúan vigentes”. Los analistas coinciden en que Tirofijo era quien, a pesar de sus 77 años, movía los hilos del movimiento ilegal. Por eso, su muerte, que se suma a la de Raúl Reyes e Iván Ríos en el mismo mes, pone a la dirección del grupo insurgente en su momento más difícil, por los fuertes ataques y la presión internacional por sus acciones. Expectativas de dirección Las interrogantes sobre el curso que tomen las FARC con Alfonso Cano, a la cabeza de la guerrilla son variadas. El Secretariado ahora quedará conformado entre comunistas ortodoxos dados al exclusivo uso de las armas y otros a la política, pero con el fusil. Cano, sociólogo egresado de la Universidad Nacional de Colombia, ha participado en tres procesos de diálogo de los rebeldes y durante años logró cultivar buenos contactos en la sociedad colombiana y con destacadas figuras internacionales. Si bien Marulanda le imprimía un carácter campesino y radical a las FARC, ese radicalismo y componente militar no va a cambiar, pero sí la naturaleza de las estrategias. “A Cano le tocará construir un liderazgo interno, y éste no sólo va a pasar por sus capacidades militares, sino también las políticas”, refiere Jorge Restrepo, director del Centro de Recursos para el Análisis de Conflicto (Cerac). “El de Cano será un liderazgo más urbano, conocedor de la realidad mundial y de la guerrilla”, agrega Restrepo. Quizá por esta razón Marulanda lo escoge y deja de lado al Mono Jojoy, con una posición militarista, que no podía ofrecer dos armas ahora básicas: lógica política y militar. En cualquier caso, lo que Cano tiene a su favor es, sin duda, el manejo de escenarios internacionales, lo que ahora anda buscando la guerrilla como única salida para su supervivencia, para que se les reconozca el estatus de beligerancia y elimine de la lista de terroristas. Consenso y hecatombe Los expertos difieren sobre si ha llegado el fin de las FARC. En lo que todos coinciden es que para Cano las tareas serán duras. El ex jefe de las Fuerzas Militares general Manuel Bonnet declara a Efe: “Lo que murió fue el símbolo de la guerrilla, pero en el plano militar todo seguirá igual como está”. “Creer que las FARC desaparecen con la muerte de Tirofijo es pensar con los deseos”, afirma el analista Vicente Torrijos. Los expertos en temas de conflicto armado enfatizan que es el momento de desplegar una estrategia dual entre el Gobierno y las FARC que no sólo se concentre en el ataque militar para capturar o matar a los líderes rebeldes o lograr la liberación de los secuestrados. Para el presidente colombiano Álvaro Uribe, por su lado, de probar hasta qué punto Cano es político, y frenar sus “contactos internacionales”, y para el guerrillero de proponer una salida que no evidencie que ha perdido el control. Fuente: El Universal Frank López Ballesteros frlopez@eluniversal.com Disponible en: http://noticias.eluniversal.com/2008/05/26/int_art_cano-asume-liderazgo_878504.shtml

comparte