Ecuador. La ministra aseguró que el año pasado destruyeron 47 campamentos de las FARC y que no están dadas las condiciones para una reunión entre Correa y Uribe A sólo dos meses de haberse juramentado como ministra de Relaciones Exteriores de Ecuador, María Isabel Salvador, tuvo que afrontar una de las peores crisis diplomáticas con un país vecino: el ataque militar colombiano en contra del campamento del número dos de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Raúl Reyes, en su territorio. Salvador fue ministra de Turismo hasta diciembre de 2007. Su primera misión como canciller fue asistir a la toma de posesión de Cristina Fernández de Kirchner como presidenta de Argentina. La abogada fijó por correo electrónico la posición del Gobierno ecuatoriano sobre las turbias relaciones con el gobierno de Álvaro Uribe. –Mes y medio después del ataque de Colombia en territorio ecuatoriano luce difícil la mejoría en las relaciones entre los dos países, ¿qué se necesita para ello? –La campaña mediática y las infundadas, injuriosas y temerarias afirmaciones del Gobierno colombiano en contra del presidente Rafael Correa, su gobierno y las Fuerzas Armadas, además de ser una clara injerencia en los asuntos internos de Ecuador y por tanto una nueva violación del Derecho Internacional, demuestran una clara intención de entorpecer cualquier esfuerzo por restablecer las relaciones bilaterales. –Su Gobierno presentó una queja ante la OEA por el comunicado emitido por Bogotá el domingo ¿Qué condena esperan que el organismo haga a Colombia? –Ecuador ha presentado su queja formal ante el secretario general de la OEA a fin de que arbitre las medidas y acciones necesarias para que Colombia suspenda definitivamente la campaña mediática con la que pretende confundir a la opinión pública internacional. Por su parte, Ecuador resolvió no contestar ningún pronunciamiento del Gobierno colombiano, a fin de que la OEA avance en sus buenos oficios para normalizar la relación. –¿Por qué el presidente Correa insiste en el reclamo de la incursión militar en escenarios internacionales, como ocurrió en su reciente visita a México? –El presidente Correa no sigue reclamando a Colombia por la incursión militar, lo que ha hecho es referirse a los hechos que fueron rechazados por la comunidad internacional. Durante su visita a México, el tema no podía pasar por alto, pues en la operación murieron cuatro ciudadanos mexicanos y una resultó herida. Los presidentes Felipe Calderón y Correa se refirieron durante sus discursos sobre estos jóvenes en solidaridad con sus familiares. –¿Las autoridades ecuatorianas han investigado si existen otros campamentos irregulares colombianos en su territorio? –Las Fuerzas Armadas ecuatorianas, por disposición del presidente de la República, se encuentran desplegadas a lo largo de una frontera con Colombia de 520 kilómetros con el objeto de precautelar la soberanía. Ecuador ha destruido 117 campamentos clandestinos de las FARC desde 2001, de los cuales 47 fueron en 2007 y 7 en lo que va de año. Los ecuatorianos y extranjeros capturados en esas operaciones han sido puestos a órdenes de los jueces competentes para la determinación de las responsabilidades. –¿Colombia les advirtió en el pasado de presencia de irregulares?¿Cuál ha sido la respuesta de Ecuador? –En el campo de la inteligencia militar ha habido intercambio de información que ha permitido a las fuerzas ecuatorianas detectar y destruir campamentos clandestinos de las FARC. Esta situación se quebrantó a partir del primero de marzo con la incursión de las fuerzas militares y de policía colombianos a territorio ecuatoriano. –¿Esperan que Colombia les entregue información sobre los oficiales y grupos de inteligencia que participaron en el ataque militar? –Ecuador solicitó a Colombia, a través del Gobierno argentino a cargo de las relaciones de Quito con Bogotá, toda la información sobre la supuesta información encontrada en los computadores de Raúl Reyes, pues la que enviaron está incompleta, no especifica los procedimientos técnicos utilizados para su recuperación ni el respaldo digital. En cuanto a la incursión de efectivos de las Fuerzas Armadas y la Policía de Colombia se solicitó al Ministerio de Defensa un informe detallado sobre la operación. –¿Los presidentes Correa y Uribe se reunirán para dialogar sobre las relaciones? –Es evidente que no se ha producido el ambiente propicio para que se reúnan y conversen mientras el gobierno del presidente Uribe siga con esa campaña de injurias contra el presidente Correa. –¿Cómo quedan las relaciones con Estados Unidos después de las acusaciones de infiltración de la CIA en las Fuerzas Armadas? –El Presidente nombró una comisión para que se investigue la posible infiltración de la CIA en los servicios de inteligencia militar nacionales. Mientras, el Gobierno estadounidense ofreció brindar toda la información necesaria. –¿Cómo evalúa la actuación de Venezuela durante la crisis y después del Grupo de Río?¿Hubo algún cambio? –La actuación de Venezuela al igual que la de todos los países de la región ha sido muy positiva y se han solidarizado con Ecuador, todos rechazaron categóricamente la violación de la soberanía territorial perpetrada por Colombia. –¿En qué consiste la Organización de Estados Latinoamericanos propuesta por Correa? –El Presidente ha planteado la creación de una organización de Estados latinoamericanos, luego de que el Grupo de Río tuvo un papel trascendental en un momento crítico de la crisis. La Cancillería está diseñando un marco de referencia para aplicar esta iniciativa que fortalecerá políticamente la presencia de la región en el mundo. –¿Por qué crear nuevas estructuras regionales? –La dinámica de las relaciones internacionales así como los nuevos vientos de cambio que soplan en América Latina hacen necesario renovar las instituciones creadas, con el objeto de que respondan a un escenario internacional distinto y consoliden la seguridad regional. –¿Qué lección saca Ecuador de lo ocurrido? –La más importante es que es necesario reforzar la seguridad regional y fomentar medidas de confianza en todos los ámbitos de la relación multilateral. También se debe apoyar el desarrollo de las fronteras para que se constituyan en zonas de paz, comercio y cooperación. En este último aspecto, el Plan Ecuador para la frontera norte fue adoptado, a diferencia del Plan Colombia, como un modelo de desarrollo. Busca implementar programas que aumenten el nivel de vida de los habitantes, que constituya un escudo eficaz contra la droga, el narcotráfico y la guerrilla. Fuente: El Nacional. Mundo/10 Marian Marval Díaz. mmarval@el­nacional.com

 

comparte