Fuente: El Nacional 

Cuando Margarita supo que estaba embarazada, corrió hacia el aeropuerto para contarle a Guillermo que serían padres y apenas si tuvo tiempo de darle la noticia antes de que él subiera al helicóptero para internarse en la selva en la víspera del año nuevo.

Crédito Archivo El Nacional

Crédito Archivo El Nacional

La torre de control recibió el mensaje del despegue de MI17V5 EV0796 con destino a la base militar de La Esmeralda, en el Alto Orinoco, corazón del Amazonas venezolano, con 13 personas abordo, entre ellas Guillermo. Era el 30 de diciembre de 2016, el último día que Margarita lo vio.

Los cuatro miembros de la tripulación militar debieron volver el mismo día. Los otros cinco militares abordo cumplirían una misión de relevo unos en la estación “Coyoguaiteri” y otros en la Base de Seguridad “Cerro Delgado Chalbaud” y cuatro miembros de una familia indígena aprovecharon el viaje para volver a casa.

Tras 67 días de la desaparición del MI17V5 los investigadores no saben qué pasó con la aeronave de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), salvo que despegó a las 07: 45 am y que su último reporte a la torre de control fue “A 20 millas, 3.500 pies”.

En Lau-Lau, un asentamiento indígena del Amazonas muy próximo a donde debió aterrizar el helicóptero, un hombre yekuana dice recordar esa mañana el ruido del helicóptero, una explosión y una columna de humo en el horizonte entre los cerros Ventana y Piapoco.

“Hay muchas hipótesis, pero técnicamente estamos buscando en el lugar donde tenemos que buscar”, dice el mayor general Carlos Leal Tellería, jefe militar de la región amazónica, bajo cuyo mando partió el MI17V5.

Las aeronaves tienen un equipo de radio impacto que envía una señal de su ubicación en caso de un siniestro, pero esto no ocurrió con este aparato, el cual pudo tener varias razones para fallar.

Se han desplegado más de 30 aeronaves que han realizado 460 misiones aéreas, 1.336,8 horas de vuelo y nueve embarcaciones. Hasta el momento se ha recorrido una superficie total de 10.796,64 kilómetros cuadrados.

Un equipo especial de escaneo territorial por láser y fotogrametría ha explorado 488,8 kilómetros cuadrados y un equipo de drones ha cubierto un área de 291,4, explica el general José Novo Costoya, comandante de la Aviación del Ejército.

La planificación de la búsqueda se ha hecho sobre tres hipótesis: que el MI17V5 haya chocado contra una montaña debido a las condiciones del tiempo; que comenzara a descender e impactase contra los árboles; o que el piloto se desorientase y el helicóptero cayese al río.

La prensa ha divulgado una cuarta hipótesis extraoficial que sugiere que la aeronave logró aterrizar en algún punto y que grupos irregulares de la zona fronteriza la tienen retenida. Dicha suposición no ha sido descartada por los investigadores, sin embargo lo consideran improbable.

comparte