Bogotá. El Gobierno colombiano le aseguró al nuevo máximo jefe de las FARC, Alfonso Cano, que es un momento para concretar acuerdos de paz entre las partes o de lo contrario la fuerza pública lo combatirá, señaló un funcionario. El ministro del Interior y Justicia, Carlos Holguín, expresó que el Gobierno “siempre ha estado interesado” en negociar la paz con las FARC, pero éstas se han negado, destacó DPA. “Si él (Cano) quiere, está abierta la puerta de la paz, de la negociación”, dijo el ministro. Holguín expresó que las Fuerzas Militares estarán dispuestas a “reducir” a Cano. Por su lado, el ministro colombiano de Relaciones Exteriores, Fernando Araújo, comentó que la muerte de Marulanda, es “el inicio del fin” de esa guerrilla y podría facilitar la liberación de los secuestrados. “Ya comienza a verse con más claridad el fin de esa organización, porque son golpes y sucesos que se suceden cada vez con más rapidez”, como la muerte de otros dirigentes y deserciones, dijo Araújo en declaraciones telefónicas desde Bogotá a la radio limeña RPP. Sea como fuere, la muerte de Marulanda le permite al presidente Álvaro Uribe reclamar un nuevo triunfo sobre las FARC. “De pronto nunca se sabrá, pero así Marulanda haya sufrido un infarto fulminante, por la coyuntura de su fallecimiento, el triunfo se le endosa al gobierno de Uribe. Marulanda muere perseguido, enfermo y con unas FARC diezmadas, desmoralizadas y en crisis”, opinó el analista Alfredo Rangel. El sábado el presidente Uribe reveló que guerrilleros de las FARC han ofrecido desmovilizarse y liberar a la ex candidata presidencial Betancourt y a otros secuestrados, pero han preguntado qué contraprestación recibirán por ello. Esos guerrilleros, señaló Uribe, deben saber que el Gobierno creó “un fondo de recompensas de hasta $100 millones (para) los integrantes (de las FARC) que se desmovilicen, abandonen ese grupo y liberen secuestrados”. El comandante general de las Fuerzas Militares, general Freddy Padilla de León, tras esa ofensiva y la muerte de varios de sus líderes, dijo que en las filas rebeldes “hay una división y vacío físico que se suman al problema de comunicación”. Padilla de León también señaló que la familia de Tirofijo “está pidiendo su cadáver”. El ministro del Interior, Carlos Holguín Sardi, hizo un llamado al Secretariado de las FARC para que tome las vías de la paz o de lo contrario “sufrirán la contundencia de la política de Seguridad Democrática”. Fuente: El Universal Disponible en: http://noticias.eluniversal.com/2008/05/27/int_art_bogota-impone-condic_880074.shtml

comparte