La Sierra de Perijá vive este año los peores incendios de los que se tenga referencia en la zona, que históricamente ha sido afectada por incendios forestales en los primeros tres meses de cada año.Aviación Perijá

Según los números que maneja la Gobernación del estado Zulia, son entre 150 y 200 hectáreas de la serranía que se han visto afectadas por el fuego. El secretario de Seguridad, Biaggio Parisi, informó tras un recorrido por el área con el gobernador, Francisco Arias Cárdenas, que se verificaron las labores de extinción.

“Se están haciendo alrededor de 40 viajes diarios de agua, con el helicóptero que envió el componente aéreo de la Aviación Militar. Están trabajando todo el día, desde las 7:00 de la mañana hasta las 5:00 de la tarde, tratando primero en las adyacencias de las comunidades indígenas o las fincas,  y en la medida que van apagando estas áreas se van hacia la parte más alta de la montaña”, detalló Parisi.

Precisó que las labores por tierra siguen haciéndose con un equipo de 40 hombres.

El llamado de las autoridades va dirigido a las comunidades indígenas yukpa para prevenir incendios que, en su mayoría, se desatan por la tala y quema para actividades agrícolas y abrir senderos en la sierra.  “Llamamos a la conciencia en la Sierra, pedimos apoyo a nuestros yukpas para no quemar y motivar a la producción de la zona”, dijo el gobernador Francisco Arias Cárdenas.

Seis pilotos de la Aviación Militar comandan las labores de extinción del fuego. Estas operaciones son respaldadas  por el Ministerio de Interior, Justicia y Paz; Protección Civil Nacional; Gobernación del Zulia, en coordinación con la Zodi Zulia; Secretaría de Seguridad, Secretaría Regional de Ambiente, 171 Zulia y otros organismos regionales.

El humo producido por los incendios forestales en la Sierra de Perijá sigue siendo un problema para los habitantes de esta cadena montañosa fronteriza con Colombia.

En la Misión del Tukuko, municipio Machiques, va y viene. Fray Nelson Sandoval, misionero capuchino en la zona,  reportó que este domingo  13 de marzo amaneció humo espeso de nuevo.

Son incontables los focos humeantes a lo largo de la Sierra de Perijá consecuencia de prácticas de tala y quema por los yukpa que habitan en esta franja de sierra.

Los daños ambientales no son cuantificables en lo inmediato. Pese a los esfuerzos por tierra y aire para extinguir los incendios forestales, la sequía sentencia a la sierra, pues alimenta la voracidad del fuego.

Fuente: Panorama

Foto: Panorama

 

comparte