Washington. Aseguran que el reto de Alfonso Cano será mantener cohesión en la guerrilla La muerte de Pedro Antonio Marín, alias “Manuel Marulanda” y “Tirofijo”, líder y fundador de las FARC, es un “potencial punto de quiebre” para esa guerrilla colombiana que, luego de varios “reveses”, debería decidir si deja las armas o si “se vuelca de nuevo a la violencia”, dijo un portavoz del Departamento de Estado de EEUU. “Es otro potencial punto de quiebre para las FARC. Y se pueden volcar nuevamente a la violencia o pueden tratar de trabajar por el pueblo colombiano y deponer las armas”, estimó el portavoz norteamericano, Sean McCormack, reveló AFP. McCormack señaló carecer de información que verifique o refute el informe de la muerte de Marulanda, reconocida por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). “Claramente, (las FARC) enfrentan varios serios desafíos y tienen serias elecciones que hacer”, agregó McCormack, quien pidió al grupo guerrillero que libere a todos sus rehenes, incluidos a tres estadounidenses. En Bogotá, el ministro de Defensa colombiano, Juan Manuel Santos, aseguró que la muerte del líder de las FARC es una “oportunidad” para negociar la paz con esa guerrilla pero con “seriedad y buena fe”. Sin embargo, indicó que la política de “seguridad democrática” o de mano dura contra los grupos armados del presidente Álvaro Uribe, se mantendrá. Santos afirmó, por otra parte, que la guerrilla de las FARC tendrá problemas de cohesión en la nueva era que comienza con la jefatura de Guillermo Sáenz, alias “Alfonso Cano”. El funcionario explicó que la ventaja de Tirofijo fue que mantuvo durante cuatro décadas la cohesión en medio del respeto y la veneración que sentían por él sus subalternos, algo que “no sucederá con Cano”. Además, Santos destacó que dentro de las FARC se aprecian dos sectores: uno político, encabezado por Cano, y otro militar, liderado por Jorge Briceño, alias “Mono Jojoy”. “Para nadie es un secreto que Mono Jojoy y Cano no son los mejores amigos, no se quieren mucho y tienen ideas diferentes sobre qué deben hacer con las FARC. Eso acarrearía problemas serios de lo que en términos militares se denomina comando y control”, dijo Santos a RCN. Sobre la designación de Cano como nuevo líder de las FARC un análisis señaló que este guerrillero enfrentará el reto de asegurar la cohesión del grupo. El hecho de que las FARC destaquen que la designación de Cano fue unánime, no es de poca monta, subrayó el analista colombiano Darío Acevedo. Según Acevedo, Cano tiene tres retos al frente de la principal guerrilla colombiana: mantener la unidad, elevar la moral de los combatientes tras la pérdida de tres de los siete miembros del Secretariado desde marzo y ganar el pulso al ala militar de las FARC. Entretanto, se conoció que Marulanda se refirió en su último mensaje, hallado en la computadora de Raúl Reyes, al supuesto ofrecimiento de dinero de Venezuela para su grupo. En dicho mensaje, citado por el diario El Tiempo, Tirofijo aludió a la reunión de Iván Márquez con el presidente venezolano, Hugo Chávez, en noviembre pasado en Caracas y dijo que el ofrecimiento de dinero por parte de Venezuela era para “mejorar y consolidar relaciones de buena vecindad”. Marulanda dijo tener la impresión de que Chávez “está interesado en aportar a la causa bolivariana de FARC para lograr fortalecer su proyecto geopolítico en varios países”. Las autoridades colombianas ofrecieron una recompensa de unos 2,7 millones de dólares para quien informe el sitio donde está enterrado Marulanda. En un comunicado las FARC aseguraron que las condiciones que imponen para negociar un canje de rehenes con el Gobierno no han cambiado a pesar de la muerte de Marulanda.

comparte