Como una “descarada muestra de complicidad” y una agresión contra la institucionalidad de la Fuerza Armada Nacional calificó Andrés Velásquez la designación del mayor general Néstor Reverol como nuevo ministro de Interior y Justicia, luego que el militar fuera acusado por la Fiscalía General de los Estados Unidos por su presunta relación con el tráfico de drogas.

Crédito Archivo La Patilla

Crédito Archivo La Patilla

Nota de prensa

El líder de la unidad en Guayana aseguró que el anuncio del Ejecutivo venezolano revela la encrucijada en la que se encuentra Maduro, golpeado por el rechazo mayoritario del pueblo, maniobrando para evitar un revocatorio y acorralado por las investigaciones internacionales que señalan a familiares y funcionarios de su gobierno como operadores del crimen organizado.

“Cuando un funcionario es objeto se acusaciones tan graves, lo normal sería separarlo de cualquier cargo y abrir una investigación. Pero en una descarada muestra de complicidad, Maduro lo nombra ministro de Interior y Justicia. Un ministro que no podrá salir del país ante la amenaza de ser detenido, un ministro que debe atacar al hampa y está señalado por ser su aliado. Definitivamente esto sentencia el final del gobierno de Maduro”, indicó.

A inicios de esta semana se conoció que el equipo de Loretta Lynch, fiscal general de Estados Unidos, envió una comunicación a los jueces del Distrito Este de Nueva York, Frederick Block y Allyne Ross, incluyendo los nombres de dos altos mandos de la Fuerza Armada acusados de conspirar para traficar grandes cantidades de cocaína a Estados Unidos desde Venezuela, entre enero 2008 y diciembre de 2010.

“Este no es el primer episodio en el que aparecen involucrados personeros del gobierno y sus familiares en narcotráfico. Allí está el caso Makled, los “narco sobrinos”, el conocido como “Cartel de los Soles”, de modo que Maduro debió al menos la delicadeza de investigar”, expresó Velásquez.

“Es generalizado el rechazo a Maduro, y para muestra un botón: en Mercosur no le quieren entregar la presidencia, la OEA lo tiene en la mira con la aplicación de la Carta Democrática, la Comunidad Europea lo ha cuestionado, las Naciones Unidas y gobiernos del mundo se manifiestan en su contra. Y en todas las encuestas el rechazo a su desgobierno es descomunal”.

Velásquez señaló que además de las consecuencias internacionales que podrá generar el brindar protección a personas señaladas por sus nexos con el narcotráfico, la acción del gobierno revela también un profundo desprecio por la institucionalidad de las Fuerzas Armadas.

“No es posible que Maduro empuje a la Fuerza Armada Nacional al desprestigio, endosándole el fracaso de su gestión y diciéndole al mundo que la actuación irregular de algunos uniformados representa a la mayoría. Por eso hasta los militares institucionalistas, que ha de ser la mayoría, está a favor del referéndum revocatorio”.

Camino indicado
A propósito de la solicitud formal para recolectar las firmas del 20% del Registro Electoral, Andrés Velásquez advirtió que nuevamente está en manos de las rectoras del CNE la posibilidad de avanzar en la construcción de una salida pacífica, democrática, electoral y constitucional a la crisis que afecta a todos los venezolanos.

“Un gobierno rechazado por el 80% de la población, señalado por nexos o complicidad con el narcotráfico, responsable de la mayor escasez que haya vivido el país y autor de la inflación e inseguridad más altas del mundo debería actuar con menos soberbia y permitir el saneamiento del sistema democrático”.

“Seguir poniendo obstáculos al revocatorio o a las elecciones regionales, que de acuerdo con la Constitución deberían celebrarse este año, sería abrir las puertas a cualquier desenlace indeseado e inesperado. Lo mejor que podría pasarle a Maduro es renunciar este año o salir pacíficamente respetando la opinión del soberano expresada a través del referéndum”, sentenció Velásquez.

FOTOLEYENDA: Velásquez aseguró que el rechazo a Maduro es “descomunal”, dentro y fuera de Venezuela

Fuente: La Patilla

comparte