Bogota. Informe del Senado de Estados Unidos. En el documento se establecen las acciones que se seguirán después del veredicto de Interpol sobre la computadora de Raúl Reyes. Si de la computadora de Raúl Reyes surge evidencia de una cooperación cercana entre Venezuela y las FARC crecerá la presión en el Congreso de Estados Unidos y se estudiarán sanciones contra el gobierno del presidente Hugo Chávez, se indica en un documento divulgado por el diario El Tiempo de Bogotá De acuerdo con la información, esa es la principal conclusión contenida en un documento elaborado por la Comisión de Relaciones Internacionales del Legislativo estadounidense. El informe señala: Los legisladores deben asegurarse de que la ley sea redactada con cuidado y flexibilidad para que garantice que las sanciones afecten a Chávez y no fortalezcan sus posibilidades de movilizar la opinión pública a su favor, tanto en Venezuela como en América Latina. Se recomienda tener extremo cuidado al aprobar sanciones que dejen aislado a Estados Unidos. Venezuela ya es sujeta a una serie de restricciones, entre ellas la prohibición a la venta de repuestos y servicios de defensa. Cualquier nueva sanción no debe afectar las posibilidades comerciales de Estados Unidos. El Congreso cree que las acciones serán más fuertes si se basan en apoyo regional. Sería mejor para los intereses de Estados Unidos ser vistos como respetuosos de la OEA. En lugar de usar un garrote, Estados Unidos debe ser persuasivo y dejar que el garrote se use multilateralmente y no unilateralmente. Si se establece que Venezuela apoyaba a las FARC, la credibilidad de Venezuela se verá reducida y será visto como un Gobierno no confiable. No es porque Estados Unidos lo diga sino porque hay evidencia para demostrarlo. Esto podría tornar la antipatía contra Estados Unidos al escrutinio de un país hermano que se entromete. Una respuesta muy vigorosa haría que en lugar de mirar la trasgresión venezolana, se dijera que es otro ejemplo del intervencionismo de Estados Unidos. Persecución. El Ejército y la policía colombianos reforzaron sus efectivos cerca de la localidad petrolera de Tibú, en el departamento Norte de Santander fronterizo con Venezuela, donde se persigue a Rodrigo Londoño, alias Timochenko, uno de los siete miembros de la cúpula de las FARC. 500 militares, apoyados por aviones, realizan patrullajes en la zona selvática del Catatumbo. Fuente: El Nacional. Mundo/13

comparte