Londres. La violencia política y la inseguridad continuaron en 2007, año en que entró en vigor una ley orgánica para proteger a las mujeres de la violencia, según destaca Amnistía Internacional (AI) en su informe anual presentado ayer. Durante 2007, “varias manifestaciones terminaron en violentos enfrentamientos entre manifestantes de distinto signo, y entre éstos y la Policía”, señala AI en el capítulo dedicado a Venezuela dentro de su informe anual sobre el estado de los derechos humanos en el mundo, informó la agencia Efe AI recuerda que el presidente Hugo Chávez asumió en enero su tercer mandato y la Asamblea Nacional le concedió la facultad de promulgar por decreto durante 18 meses leyes sobre asuntos como la seguridad pública y la reforma institucional, y que los venezolanos rechazaron en referendo cambios constitucionales controvertidos. Dentro de la violencia política, Amnistía Internacional denuncia que “las autoridades no adoptaron medidas efectivas para poner fin a la escalada de la violencia registrada en el contexto de las manifestaciones promovidas por simpatizantes y opositores del Gobierno”. Decenas de manifestantes, sobre todo estudiantes -incluidos menores de 18 años- resultaron heridos o fueron detenidos durante las manifestaciones de protesta por la decisión de las autoridades de no renovar la concesión a Radio Caracas Televisión (RCTV). En cuanto a la seguridad pública, AI señala que, según el fiscal general de la República, entre 2000 y 2007 se habían presentado ante la Fiscalía más de 6 mil denuncias por presuntas ejecuciones extrajudiciales llevadas a cabo por la Policía. De los 2 mil agentes, según los informes, implicados en estos actos, menos de 400 habían sido detenidos de forma preventiva al concluir el año. Asimismo, “el uso de armas de fuego para cometer homicidios y otros delitos violentos siguió estando muy extendido, incluso en las cárceles”, afirma el informe de AI, que indica que, según datos oficiales, entre enero y septiembre de 2007 se registraron 9 mil 568 homicidios, 852 más que en el mismo período en el año precedente. En marzo del año pasado entró en vigor una nueva ley orgánica sobre el derecho de las mujeres a una vida libre de violencia, pero al finalizar el año todavía no se había elaborado un plan de acción dotado de los recursos necesarios para ponerla en práctica, según la AI. También en 2007 los defensores de los derechos humanos siguieron siendo objeto de agresiones y actos de intimidación, según denuncia AI, que en ese contexto cita el caso de José Luis Urbano, presidente de la Organización Pro-Defensa del Derecho a la Educación, quien resultó herido en un atentado. Menos palabras y más hechos Amnistía Internacional exhortó a los gobiernos a disculparse por seis décadas de promesas rotas en materia de DDHH y les desafió a comprometerse de nuevo, pero no con palabras, sino con hechos. “Los gobiernos tiene que actuar ya para acabar con el abismo que separa lo que se dice de lo que se hace”, afirmó la secretaria general de AI, Irene Khan, al presentar el informe anual de la organización, que repasa la situación de los DDHH en 150 países en 2007. “Los gobiernos actuales deben mostrar el mismo grado de visión, coraje y compromiso que llevó a las Naciones Unidas a adoptar la Declaración Universal de DDHH hace 60 años”, añadió. El informe muestra cómo seis décadas después de aprobada la declaración, que prohíbe la tortura, la gente sigue siendo torturada o sometida a malos tratos en al menos 81 países y EEUU considera esos métodos aceptables para obtener información de detenidos en la llamada guerra contra el terrorismo. Pese a lo recogido en la Declaración, en al menos 54 países se celebraron el año pasado juicios sin las debidas garantías legales y en al menos 77 no se respeta la libertad de expresión. Fuente: El Universal Disponible en: http://www.eluniversal.com/2008/05/28/pol_art_amnistia-internacion_880613.shtml

comparte