Caracas. Aunque la Constitución establece que todos los venezolanos son iguales ante la ley, en la práctica pareciera que algunos son más iguales que otros. Mientras los ocho policías metropolitanos acusados de dar muerte a varias personas el 11 de abril de 2002 están a punto de cumplir cinco años tras las rejas, los cinco guardias nacionales a los que el Ministerio Público señala de incurrir en delitos similares permanecen en libertad. Para el abogado José Luis Tamayo, representante de los comisarios Iván Simonovis, Henry Vivas y Lázaro Forero, quienes también están detenidos acusados de planificar los hechos ocurridos hace hoy seis años, la situación en la que se encuentran sus defendidos y los efectivos militares es una demostración más del “trato discriminatorio que la Fiscalía ha dado a los policías”. “En 2005, mientras se debatía la acusación contra los metropolitanos, salió la sentencia que absolvió a los llamados pistoleros de Puente Llaguno (Richard Peñalver, Henry Atencio, Nicolás Rivera y Rafael Cabrices) y se presentaron otros sospechosos que estaban prófugos (Amílcar Carvajal, Miguel Mora y José Avila) para beneficiarse del fallo. En esa oportunidad los tribunales negaron la libertad a los comisarios y a los metropolitanos, pero sí dejaron libres a los otros pistoleros que nunca se pusieron a Derecho”, recordó el penalista, en conversación telefónica sostenida instantes antes de ingresar a 190 sesión del juicio seguido en el Tribunal 4 de Juicio de Aragua contra los policías por la muerte de Erasmo Sánchez, Rudy Alfonso y Josefina Rengifo, así como por las heridas a 35 personas más. Tamayo lamentó que las fiscales Turcy Simancas y Sonia Buznego, quienes investigan el caso de los policías y el de los militares también, no hayan actuado de la misma manera ambos expedientes. “¿Por qué nunca han pedido la detención de los guardias, si al igual que los metropolitanos están señalados de asesinar personas en el centro de Caracas? Jamás han respondido esta pregunta”, se quejó. En entrevista concedida a este diario la semana pasada a la fiscal general de la República, Luisa Ortega Díaz, se le consultó los motivos por los cuales los guardias nacionales (Juan José Gómez, Luis Carrero, Carlos Díaz, Elsy Jaimes y Luis Rodríguez) no están detenidos . “¿No tienen medidas acordadas? (…) Desconozco esto”, respondió la jefa del Ministerio Público mientras revisaba unos papeles. “Tienes razón…Voy a revisar esto”, prometió. Este miércoles la Fiscalía envió un comunicado en el que anunció que Simancas y Buznego presentaron ante los tribunales de Aragua, donde están radicados todos los casos por el 11A, la acusación contra el coronel Gómez, a quien achacan la muerte de Nelson Zambrano, Luis Caro y Luis Monsalve, así como las heridas de José Majano. En el escrito también pidieron su arresto. El próximo jueves 17 de abril está prevista la celebración de la audiencia preliminar contra los otros cuatro uniformados y allí el juez 7 de Control de Aragua deberá decidir si ordena o no su enjuiciamiento por la muerte de Johny Palencia. El proceso contra los policías, los guardias, el abierto por la muerte del fotógrafo Jorge Tortoza y el caso por los hechos ocurridos en la Embajada de Cuba, son los únicos relacionados con los sucesos del 11A que siguen abiertos, toda vez que la amnistía que el presidente Hugo Chávez dictó la pasada nochevieja cerró los demás. Disponible en: http://noticias.eluniversal.com/2008/04/11/pol_art_acusan-a-la-fiscalia_803376.shtml

comparte