Caracas. Como si no fuesen suficientes los problemas entre Colombia y Venezuela, luego de los informes sobre el computador de alias “Raúl Reyes” y los presuntos vínculos de las FARC con el Gobierno venezolano, las fronteras han sido también generadoras de perturbación. Comunicados y reclamos de parte y parte se hicieron entre el sábado y ayer las cancillerías de ambos países sobre una presunta incursión militar de Colombia en territorio de Venezuela. Pese a los señalamientos del Gobierno de Hugo Chávez, el equipo de trabajo de Álvaro Uribe mantuvo, desde Bogotá, una posición de prudencia y se limitó a decir, a través de su ministro de Relaciones Exteriores que (hasta la hora de cierre de esta edición) no habían recibido nada, más allá de informaciones emanadas de la prensa internacional. La llamada “diplomacia de micrófono” se mantuvo durante buena parte del fin de semana. El propio canciller colombiano, Fernando Araújo, lo demostró al apuntar: “Yo conozco la nota de protesta a través de los medios de prensa. Cuando la reciba la contestaremos formalmente pero por lo pronto lo que puedo decir es que en el informe que tengo, de las Fuerzas Militares, los soldados colombianos nunca atravesaron el río Arauca”. Reiteró que “los soldados siempre estuvieron en territorio colombiano pero vamos a revisar en detalle la protesta cuando la recibamos para contestarla”. Comenzando el día domingo el ministro de Defensa de Colombia, Juan Manuel Santos, informó que, tras una investigación, se determinó que tropas de su Ejército no traspasaron la frontera. En Venezolana de Televisión, el ministro Comunicación, Andrés Izarra, reclamó seriedad sobre el tema pues, según sus palabras: “Tenemos material gráfico, fotos y otros que van a ser presentados a la opinión pública, que demuestran la incursión de este grupo de militares colombianos en nuestro territorio”. Fue el pasado sábado cuando la Cancillería venezolana dijo que denunció, a través de una nota de protesta enviada a Bogotá, “la incursión de una patrulla militar colombiana de 60 hombres, interceptada a 800 metros de la línea fronteriza en territorio venezolano, en el estado de Apure”. ELEMENTOS PREOCUPANTES Patrick Duddy, embajador de Estados Unidos en Caracas, se refirió a los documentos presentes en la computadora de “Reyes”. Sobre esto aseguró que son “elementos preocupantes”. Duddy confirmó que la Casa Blanca “respeta” los resultados del estudio divulgado por la Interpol. El mismo asegura que las computadoras “no han sido alteradas”. Por su parte, el zar antidrogas de Estados Unidos, John Walters, insistió en que las cosas no se queden sin investigar: “Chávez, tiene mucho que explicar sobre sus presuntos vínculos con las FARC”. En conversación con El Tiempo de Bogotá Walters se declaró sorprendido por “lo profundas que son las relaciones entre las FARC y el Gobierno de Venezuela”. En vista de la inestabilidad fronteriza de las últimas horas, sobre todo por las acusaciones hechas, el Gobierno ecuatoriano anunció que comenzará hoy un programa de “reforzamiento de seguridad en tres poblados fronterizos con Colombia”. Para ello enviará un total de 300 policías. “El proceso del traslado tardará tres meses y se centrará en los poblados Puerto Mestanza, Puerto Nuevo y El Palmar”, informó el ministro del Interior, Fernando Bustamante, al diario El Comercio. Fuente: Tal Cual. Pág. 32. Caracas 19/05/08. Pedro Rojas

comparte