04/04/08. Bogota. Venezuela, Argentina, Perú, Bolivia, Brasil y Ecuador recibieron reportes de parte del DAS colombiano acerca de la presencia guerrilleros de las FARC en sus territorio, y de cómo “Tirofijo” estuvo en Venezuela e Íngrid, en una finca de “Grannobles”, publica hoy el diario bogotano El Tiempo. La investigación periodística, publicada hoy por El Tiempo, es como sigue: Los nexos entre la guerrilla de las Farc y el cerrajero ecuatoriano Franklin Aizalia –muerto hace 29 días, junto a ‘Raúl Reyes’– no es el único caso que Colombia ha documentado sobre vínculos de las Farc en otros países, y ha enviado oficialmente a gobiernos vecinos para que se tomen medidas. El presidente Uribe tiene en su escritorio un informe confidencial que documenta 43 alertas que, desde septiembre del 2004, el DAS les ha suministrado a organismos de inteligencia de seis países suramericanos. En ellas, este organismo previene 4 veces al gobierno de Argentina; 2, al de Bolivia; 7, al de Brasil; 4, al de Perú; 16, al de Ecuador y 10, al de Venezuela sobre la presencia de miembros y contactos del grupo guerrillero y sobre la ubicación de campamentos y hasta emisoras clandestinas instaladas en esos países. Además, intercambió en 35 oportunidades, información de primer nivel sobre otras actividades guerrilleras en esos lugares. Informes sobre ‘Tirofijo’ El Tiempo tuvo acceso al documento -que será utilizado en escenarios internacionales- y encontró que el reporte más reciente data del pasado 15 de febrero. Ese día, se le envió a Venezuela copia de la información que dieron fuentes presenciales, sobre la permanencia en ese país de Pedro Antonio Marín, alias ‘Tirofijo’, jefe máximo de las Farc. El 17 de diciembre del 2007, la alerta a Venezuela fue sobre la presunta presencia de Íngrid Betancourt en una finca fronteriza. Y un mes antes, el 26 de noviembre, también a través de canales de colaboración mutua, Colombia alertó a Ecuador sobre la ubicación de campamentos de las Farc en la frontera. Incluso, envió un informe sobre la localización exacta de 25 bases usadas por las Farc en suelo ecuatoriano. Pero pese a estas advertencias, ni Venezuela ni Ecuador respondieron positivamente a la información entregada. Ni siquiera cuando el DAS remitió a Quito datos precisos sobre un campamento en Santa Rosa de Sucumbíos, en el que se encontraba en ese momento ‘Raúl Reyes’. “Una de las advertencias a Ecuador –de enero del 2005– tenía relación con propiedades de las Farc en la capital ecuatoriana y en Lagoagrio, a través de Rodrigo Granda, su hija Mónica e Israel Granda, tío del llamado canciller de las Farc. “Pero no pasó nada”, dice un investigador. ¿’Romaña’, en Argentina? Argentina también ha recibido advertencias. Una de ellas, del 18 de diciembre del 2006, alertaba a ese gobierno sobre la presencia de siete miembros de las Farc en su territorio. Y aunque se le compartió información sobre la posible presencia de Henry Castellanos, alias ‘Romaña’ –tristemente célebre por las ‘pescas milagrosas’–, Argentina jamás informó de los resultados de esas investigaciones. Realmente, el 80 por ciento de las alertas fueron respondidas con evasivas o, simplemente, no fueron tenidas en cuenta. Investigadores del DAS aseguran que si esos llamados hubiesen sido atendidos, Colombia habría podido capturar a jefes de las Farc, como Luciano Marín Arango, alias ‘Iván Márquez’, de cuya presencia se alertó a Venezuela, con ubicación concreta, desde octubre del 2005. “A pesar de que gran parte de la información es precisa y proviene de personas que deciden colaborar sin esperar contraprestación, muchas de las respuestas de los gobiernos a los que se les envían esas alertas se limitan a decir: ‘No tenemos información’ o ‘Vamos a buscarla'”, afirma uno de los investigadores. Y aunque para el DAS es claro que las advertencias hacen parte de convenios de cooperación entre organismos de inteligencia y que en nada obligan a sus gobiernos, dicen que funcionarios de los estados vecinos no pueden disculparse internacionalmente, argumentando que no tenían información sobre las actividades de este grupo en sus territorios. En el caso del cerrajero Aizalia, por ejemplo, varios videos suministrados por organismos de inteligencia ecuatorianos, dan fe de que ese país sí estaba advertido sobre sus vínculos con las Farc. “Las alertas son parte de convenios de cooperación tácitos entre inteligencias de estos países. Pero, infortunadamente, en nada obliga a esos gobiernos”, dice investigador del DAS sobre la advertencias. ¿Rastro de Íngrid en Venezuela? A finales del 2007, el DAS les solicitó a organismos de inteligencia venezolanos información sobre la posible presencia de Íngrid Betancourt, la ex candidata presidencial secuestrada por las Farc en el 2002, en Elorza, estado Apure. Informantes daban cuenta del traslado de la política colombiana hasta una hacienda custodiada por 300 hombres de las Farc y que sería de propiedad de Germán Briceño, alias ‘Grannobles’, hermano de Jorge Briceño, alias ‘Mono Jojoy’. Aunque las autoridades venezolanas reconocieron el incremento de la presencia guerrillera en Elorza, dijeron no tener información de Betancourt en ese país. Venezuela, Argentina, Perú, Bolivia, Brasil y Ecuador recibieron reportes. Según estos, ‘Tirofijo’ estuvo en Venezuela e Íngrid, en una finca de ‘Grannobles’. También se halló un rastro de ‘Romaña’ en Argentina. Respuestas: muy pobres Fuente: TalCualdigital.com. Caracas 30/03/2008


comparte