INTI afirmó que respetarán la zafra. Cañicultores de Lara solicitaron amparo. Las 2.360 hectáreas que forman el Valle del Turbio en Lara amanecieron “aseguradas y protegidas” por 136 efectivos de las Fuerzas Armadas, representantes del Instituto Nacional de Tierras y del Ministerio del Ambiente. 32 fincas pasarán a ser de “uso exclusivo del Estado” para constituir empresas de producción de servicios agrarios socialistas, según autoridades regionales. Ante la medida, los cañicultores introdujeron un recurso de amparo en el Tribunal Agrario del estado. “Con esta medida irregular se desconoce no sólo la propiedad privada, porque estas son tierras que han sido trabajadas por generaciones, sino que el Estado no quiere reconocernos la titularidad. Algunos propietarios han demostrado la propiedad de las tierras desde 1836, y les han dicho que no”, dijo Samira Saap, miembro de la directiva de la Federación Nacional de Cañicultores de Lara. El gobernador de Lara, Luis Reyes Reyes, afirmó que la medida se tomó porque gran parte de las tierras estaban ociosas o subutilizadas. “En el campamento, situado entre Bella Vista, Molino Abajo, Bosque Macuto y Las Damas, 25% está en malas condiciones, contaminada con agroquímicos o con cultivo quemado y abandonado en el sitio”. Contra el latifundio. El presidente del INTI, Carlos Loyo, declaró que estas recuperaciones están dentro del contexto de la lucha contra el latifundio, puesto que se trata de suelos de excelente calidad: tipo I y II, ideal para la siembra de hortalizas, caraotas y maíz, entre otras. Afirmó que antes de la medida de rescate de las tierras se hicieron inspecciones técnicas minuciosas y se comprobó el estado de ociosidad y de abandono. El funcionario dijo que hace varios días personalmente inspeccionó las tierras, y aseguró que se está respetando la zafra de la caña. De acuerdo con el organismo, los propietarios tendrán 20 días para demostrar la titularidad de las tierras desde 1848. Fuente: El Nacional. Mercados y Consumo/4 Marlenis Castellanos

comparte